We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

Agencias El Paso

El gobierno estadounidense ha gastado entre 25 y 40 millones de dólares en el juicio contra el anticastrista Luis Posada Carriles, dijo este miércoles la periodista Ann Louise Bardach, del diario The New York Times.

Bajo presión legal, Bardach testificó en el proceso en El Paso, Texas, contra Posada Carriles.

La periodista dijo además que la defensa del anticastrista ha gastado alrededor de la mitad de la suma invertida por la Fiscalía.

"Ambas partes parecen tener una fuente infinita de recursos financieros", dijo Bardach en un artículo publicado este miércoles en la revista Foreign Policy, en el que dice haber sido "coaccionada a testificar".

Bardach publicó en 1998 una serie de reportajes sobre los anticastristas exiliados, entre ellos Posada Carriles, a quien la periodista ha investigado durante más de una década.

Posada Carriles, de 83 años, es procesado desde el pasado 10 de enero en una corte federal de El Paso acusado de 11 cargos de perjurio, obstrucción de justicia y falso testimonio.

Las acusaciones fueron presentadas por el Departamento de Justicia, que le responsabiliza de mentir ante funcionarios de inmigración sobre su ingreso al país y su posible participación en atentados con bombas registrados en Cuba a finales de los noventa.

Uno de los reportajes publicados por Bardach en 1998 sostenía que Posada Carriles había admitido ser el autor intelectual de explosiones en hoteles de la Isla.

Posada Carriles ha negado luego la reivindicación de cualquier atentado, ha dicho que tuvo problemas para entender las preguntas que Bardach le hizo en inglés y que mintió en algunas de sus respuestas.

En su artículo de este miércoles, Bardach explica que acudió a testificar tras resistir durante más de cinco años una serie de citaciones legales para obligarla a emitir una declaración jurada sobre el veterano anticastrista.

Lamenta que el haber sido obligada a declarar en el juicio la haya conducido "hacia el centro de un caso" con el que no quiere tener "nada que ver". Destaca que el hecho podría perjudicar el trabajo de los periodistas.

"El obligarme a testificar puede servir como advertencia a otros, de que hablar con un periodista plantea peligros imprevistos", advirtió.

"Como mínimo, las fuentes que tienen conocimiento de un caso van a pensarlo dos veces" antes de revelar información, "si saben que el reportero al que le tienen confianza también podría ser obligado a testificar contra ellos", afirmó.

"Es una guerra"

Bardach dijo en el juicio que Posada Carriles la llamó en mayo de 1998 y, en español, se identificó con el alias de "Ramón Medina", reportó EFE.

Durante la entrevista, precisó, el cubanovenezolano confesó que quería "aclarar ciertas cosas", porque consideraba que los medios no habían publicado su versión de la historia.

"Me sorprendió que aceptara porque no estaba dando entrevistas, pero quería aclarar ciertas cosas y hablar del sentido heroico (desde su punto de vista) de lo que hacían en Cuba", dijo, y aclaró que se refería a los atentados con bombas en Cuba en 1997.

La periodista dijo que grabó la entrevista a Posada Carriles, pero en ocasiones apagó la grabadora por solicitud del ex agente de la Central de Inteligencia Americana (CIA), o cuando él mismo detenía la grabación para comentar algo.

El jurado escuchó extractos de la entrevista en los que se oyó al anticastrista aceptar que le tomó un mes planear y ejecutar los ataques y que su objetivo era afectar al turismo de la Isla.

"No más turismo", se le escuchó decir en español.

De la muerte del turista italiano Fabio di Celmo, indicó que no querían que nadie falleciera: "Imagínese, a seis pies de distancia, ahí estaba sentado el pobre hombre y este fragmento le llega a la yugular. Es lo más fatídico del mundo", dijo a la periodista.

Bardach testificó que Posada Carriles mencionó en la entrevista ser amigo de Jorge Mas Canosa, presidente hasta su muerte en 1997 de la influyente Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA) y quien supuestamente le dio dinero en varias ocasiones, siempre con la misma condición: "No me digas para qué lo quieres, di que es para la iglesia".

La periodista dijo que el anticastrista "habló de lo que hacía y por qué lo hacía, del grado de opresión que había en su tierra, qué lo motivó" y en un momento dado le dijo: "Es una guerra, una mala guerra".

Bardach es la última testigo de la lista de la Fiscalía Federal, que ha llamado al estrado en las últimas semanas a aproximadamente dos decenas de personas, entre ellas funcionarios de Cuba, Miami, México, Italia y Guatemala.


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *