We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

Agencias El Paso

La periodista insistió en que el acusado 'admitió orgullosamente haber sido el autor de las explosiones' en instalaciones turísticas cubanas en 1997.

La ex periodista del The New York Times Ann Louis Bardach concluyó este miércoles su testimonio en el juicio contra el anticastrista Luis Posada Carriles, y en la jornada se produjo un cruce de acusaciones entre ella y la defensa, informó EFE.

Bardach bajó del estrado visiblemente afectada, abrazó a su esposo y rompió a llorar.

La reportera fue citada a declarar por orden del tribunal acerca de una entrevista que hizo en 1998 a Posada Carriles. Los fiscales federales sostienen que el anticastrista aceptó en esa conversación haber participado en los atentados con explosivos contra instalaciones turísticas cubanas en 1997.

Posada Carriles, que trabajo para la CIA de 1964 a 1976, no está acusado por ese caso, sino por presuntamente mentir en su solicitud de asilo político cuando aseguró no haber solicitado a otra persona trasladar artefactos explosivos a Cuba.

Su abogado, Arturo Hernández, insistió en cuestionar la veracidad de Bardach, quien señaló que "el señor Posada admitió orgullosamente haber sido el autor de las explosiones en Cuba el año anterior (en 1997)".

Se refirió a un extracto de la entrevista en la que ella pregunta al anticastrista si está orgulloso de los resultados y él contesta "sí".

"Usted lo dijo, no él", increpó levantando la voz el abogado.

La periodista sostuvo en todo momento que a través de sus respuestas el cubanovenezolano admitió estar orgulloso del resultado de las explosiones, así como de ser el autor de un fax firmado "Solo" que hace referencia a la necesidad de publicitar lo ocurrido "en la discoteca" y en el que se habla del envío de fondos desde Nueva Jersey a Guatemala.

Indicó que su entrevistado se veía a sí mismo como un luchador por la libertad de Cuba.

Durante el interrogatorio los ánimos se caldearon y se registró un intercambio de acusaciones entre el defensor y la periodista.

"Señor Hernández, usted está seleccionando de aquí y allá palabras y sacándolas de contexto", acusó Bardach cuando el abogado la interrogaba sobre una parte de la entrevista en la que Posada Carriles decía no conocer a Raúl Cruz León, detenido como responsable de algunas de estas explosiones en La Habana.

La periodista insistía en que, si bien él dijo no conocerlo y no haber hablado con él, también señaló que alguien más lo había contratado.

"Lo que usted dice es incorrecto, es una desviación de la verdad y es vergonzoso que lo haga", dijo a Hernández al que le pidió dejara de gritarle.

El abogado dijo que si ella sostenía que los periodistas obtenían información y no la desechaban, entonces dónde estaban las grabaciones originales de la entrevista con su cliente de 1998.

"Está usted hablando de hace 13 años. Cómo me iba a imaginar que mi historia iba a provocar una acusación en tribunales federales, o que se ordenara a uno de los periódicos más importantes del mundo entregar los audios", respondió la reportera.

Bardach indicó que Posada Carriles aceptó la entrevista para atraer publicidad a los sucesos.

"Y lo logró, obtuvo portada en una edición de domingo en The New York Times, no podía pedir más", dijo.

La entrevista fue publicada en julio de 1998.

Posada Carriles afronta cargos de perjurio y fraude por presuntamente mentir en sus solicitudes de asilo político y ciudadanía estadounidense.


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *