We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

Agencias El Paso

Otto Reich intenta descalificar a Bardach. 'En sus escritos incurre en distorsión, error y fabricación de datos', dice.

Un ex funcionario de la inteligencia cubana testificó el lunes que fue arrestado y torturado en 2005 por un investigador del Ministerio del Interior de la Isla que es ahora un testigo clave de la Fiscalía en el caso por fraude migratorio contra el anticastrista Luis Posada Carriles, reportó la AP.

Roberto Hernández Del Llano se presentó en una corte del oeste de Texas como testigo de la defensa de Posada Carriles, de 83 años. El anticastrista está acusado de mentir durante audiencias en El Paso para obtener la ciudadanía estadounidense, y de no revelar a las autoridades su participación en una serie de ataques con explosivos ocurridos en Cuba en 1997.

Hernández Del Llano dijo al jurado que la KGB lo entrenó en Moscú y que fue mayor de la contrainteligencia cubana, pero renunció en 1992 tras desilusionarse por la corrupción del Gobierno. Añadió que lo buscaron en 2002 para que retomara sus actividades, pero se negó.

En represalia, afirmó, Roberto Hernández Caballero, teniente coronel del Ministerio del Interior cubano que ha sido testigo de la Fiscalía en el proceso, ordenó que lo arrestaran tres años después y luego lo torturó en una prisión de La Habana. Después, Hernández Del Llano escapó a Estados Unidos.

"Mientras estuve encarcelado fui objeto de torturas y golpeado por este hombre en persona", dijo Hernández Del Llano a los integrantes del jurado.

Hernández Caballero testificó en el juicio anteriormente, tras viajar desde Cuba, sobre la ola de ataques con explosivos en instalaciones turísticas de la Isla, en los que murió un italiano y cerca de 12 personas resultaron heridas.

La Fiscalía tendrá oportunidad de interrogar a Hernández Del Llano este martes, aunque Hernández Caballero no podrá declarar nuevamente para defenderse de las acusaciones de tortura.

Otro de los asuntos revisados el lunes fue la forma en la que el italiano Fabio di Celmo, de 32 años, murió en los ataques cuando unas esquirlas metálicas cortaron su garganta.

Ronald Wright, ex médico forense del condado de Miami Dade, testificó para la defensa que di Celmo murió porque las autoridades cubanas no detuvieron adecuadamente su hemorragia. Su testimonio buscaba refutar las declaraciones de la médico forense de Cuba, Ileana Vizcaíno Dime, quien dijo al jurado que di Celmo murió en cuestión de un minuto por la pérdida de sangre tras la explosión.

Wright dijo que según los indicios del cuerpo de la víctima el italiano vivió al menos media hora después de que lo hirieran.

Otto Reich descalifica a Bardach

Otro testigo de la defensa, ex embajador de Estados Unidos en Venezuela Otto Reich descalificó a Ann Louis Bardach, ex reportera del diario The New York Times que entrevistó a Posada Carriles en 1998 sobre los atentados con bombas en Cuba.

El abogado de Posada Carriles, Arturo Hernández, preguntó a Reich si calificaría a Ann Louis Bardach como una periodista "justa y apegada a la verdad", informó EFE.

"Mi opinión en base a lo que he leído, que es mucho, no es nada de eso. En sus escritos incurre en distorsión, error y fabricación de datos", dijo Reich, quien fue embajador en Caracas entre 1986 y 1989.

Aseveró que Bardach ha escrito sobre él en sus reportajes y en libros como Cuba Confidential, y aseguró que la reportera ha incurrido en numerosos errores, además de que nunca intentó contactarlo para darle la oportunidad de responder.

El ex embajador, de origen cubano, también dijo que The New York Times "tiene prejuicio contra la comunidad cubanoamericana en general y contra los anticastristas en particular".

La defensa de Posada Carriles llamó al estrado a Reich intentando debilitar las declaraciones de los testigos principales de la Fiscalía Federal en el juicio de presunto perjurio contra su cliente.

Bardach testificó durante cinco días sobre una entrevista en 1998 a Posada Carriles en la que, según ella, el acusado habría reconocido su participación en los atentados en Cuba, en 1997.

La entrevista fue utilizada por los fiscales para tratar de probar que Posada Carriles presuntamente mintió cuando en su solicitud de asilo político en 2005 negó su supuesta participación en estos ataques.

Bardach y The New York Times se defienden

La periodista, en un mensaje de correo electrónico enviado este lunes a los medios de comunicación que cubren el juicio, negó el testimonio de Reich que calificó como "calumnias descabelladas" y aseguró que intentó contactarle en varias ocasiones por teléfono y fax, pero él nunca respondió.

"Su historial de ataque a los periodistas habla por sí mismo, de hecho ha sido reprendido por sus tácticas sucias y su falta de cuidado", dijo Bardach en referencia a un incidente en 1987.

En ese año, según la periodista, el Controlador General de Estados Unidos concluyó, tras una investigación, que "la oficina de Diplomacia Pública (de la que el testigo era coordinador) violó restricciones en el uso de fondos para utilizarlos en publicidad o para propósitos de propaganda no autorizados por el Congreso".

Por su parte, la vicepresidenta de comunicaciones corporativas de The New York Times, Eileen Murphy, dijo en un comunicado enviado por el abogado del rotativo que "Otto Reich ha lanzado una andana de ataques que no son merecedores de una respuesta".

En cuanto al teniente coronel cubano Hernández Caballero, quien en su testimonio dijo que era un investigador, comparándose con un agente del FBI y reconociendo más adelante trabajar para el Ministerio del Interior, aunque únicamente como investigador criminal, Reich dijo que el paralelismo era "incorrecto".

"El Ministerio Interior de Cuba es un órgano de opresión que no se detiene para controlar a los enemigos del régimen con represalias que incluyen el asesinato", señaló.

Reich dijo que el papel de Inteligencia en Cuba no puede ser comparado al de un agente del FBI "ya que el FBI sigue las reglas y la Inteligencia cubana secuestra y asesina a gente en otros países".


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *