We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

Agencias La Habana

Los bajos salarios, los elevados precios y los recortes en los subsidios son las principales preocupaciones que han dominado las discusiones.

Los ciudadanos están preocupados por la situación económica del país e instan al Gobierno a realizar un mejor trabajo en las reuniones que marcan la ruta hacia un congreso del Partido Comunista en abril, dijeron esta semana fuentes cercanas al proceso de debates, según Reuters.

Los bajos salarios, los elevados precios y los recortes en los subsidios estatales son las principales preocupaciones que han dominado las discusiones de los cubanos en las miles de reuniones que se organizaron desde diciembre hasta febrero.

Más de siete millones de personas, de una población de 11,2 millones de habitantes, participaron en los debates, dijo el Gobierno.

"La gente tiene una preocupación muy grande por el tema de los precios y su incremento, por la falta de relación entre el salario y el precio, y qué va a pasar con los sectores más afectados, por ejemplo, sin la libreta de abastecimiento", indicó un militante del Partido Comunista implicado en el análisis de los resultados del "debate" nacional.

Un resumen de los "debates" se dará a conocer antes del congreso, para el que fueron elegidos 1.000 delegados que "votarán" las reformas económicas impulsadas por Raúl Castro, cuyo Gobierno ha estado bajo presión de los acreedores por el pago de las deudas y por varias décadas de crisis económica.

El mandatario quiere transformar el sistema social de Cuba, basado en un trabajo colectivo, a uno donde se enfoque en la expansión del sector privado, una mayor autonomía a las empresas estatales y ofrecer más fuerza a los gobiernos locales.

Castro sostiene que la "actualización" del modelo económico es "impostergable" para salvar el sistema socialista y no implica abrazar necesariamente la economía de mercado.

Cientos de miles de puestos estatales se reducirían en favor de una ampliación de las labores "no estatales", mientras que serían recortados los servicios públicos subvencionados, así como la ración mensual de alimentos en función de mejorar la productividad y las finanzas.

El Gobierno cubano ha convocado a una marcha el 16 de abril, previa al congreso, en que esperan la participación de los jóvenes, dijo el jueves el periódico oficial Granma.

Esperanza y temor

Los ciudadanos parecen estar mirando al congreso del Partido Comunista con una mezcla de esperanza y temor.

Bajo los cambios que están ocurriendo en la Isla, más de 113.000 personas han solicitado licencias para el autoempleo y 100.000 tierras ociosas han sido alquiladas con la esperanza de conseguir mayores ganancias, aunque el Estado está también exigiendo más impuestos y menos subsidios.

"Mi familia y yo nos sentimos mucho más apretados que el año pasado", dijo Yolanda, quien alquila una habitación para turistas en su casa de Santiago de Cuba.

Yolanda dijo que apoya las reformas de Castro, pero pensó en pagar impuestos más bajos y que más controles sobre el aumento de los precios era necesario.

"Solía pagar un impuesto mensual de 136 dólares por rentar mi habitación y ahora tengo que pagar 200", dijo.

En las reuniones públicas se refleja un cambio en la gente sobre los problemas económicos del país, de los que a menudo culpan al sistema y no sólo al embargo de Estados Unidos, dijeron las fuentes.

Los cubanos pidieron reiteradamente al Gobierno mejorar su gestión a cambio de apretarse el cinturón.

"Mucha gente preguntó por qué después de repetidas quejas acerca de la distribución alimentaria, la mayoría de las producciones están bajo control estatal y los alimentos se pudren en los campos y los camiones", dijo un jubilado funcionario del Partido en Guantánamo, que participó en el análisis del debate.

"Lo más positivo es que se ha levantado un volumen de información enorme que refleja el estado de opinión nacional sobre los temas más candentes", dijo un militante del Partido en la provincia de Camagüey. "Y esto pone una enorme presión sobre el Gobierno para responder de manera adecuada", afirmó.

Vicente González, presidente del Consejo de la Adminsitración en Santiago de Cuba, la segunda provincia más importante del país, fue más lejos.

"No será fácil. Tenemos que llevar a cabo los cambios (...) porque lo otro sería una debacle", dijo a Reuters.

"Si no somos capaces de crear un país sostenible para satisfacer las necesidades que se logran solamente con sacrificio vamos a perder nuestros principales logros pero el proceso es necesario", agregó en alusión a la salud y la educación.


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *