We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

Agencias Trípoli

El dictador llama a sus seguidores a realizar una 'marcha verde' hacia Benghazi para impedir 'la agresión extranjera'. La UE, dividida ante 'Odisea del Amanecer'.

Las explosiones retumbaron este lunes de madrugada en Trípoli, donde un edificio del complejo residencial del dictador Muamar el Gadafi fue destruido por un misil de la coalición occidental, que el sábado desencadenó una ofensiva para frenar los ataques contra la población civil en las zonas rebeldes, reporta la AFP.

El cielo de la capital era surcado por aviones de la coalición procedentes de bases en Italia y por los disparos de las defensas antiaéreas libias. Un portavoz del ejército libio anunció el domingo un alto el fuego, en respuesta a un llamamiento de la Unión Africana a "un cese inmediato de las hostilidades".

Pero el consejero del presidente estadounidense Barack Obama para la Seguridad Nacional, Tom Donilon, aseguró que el anuncio libio "era una mentira" y que había sido "inmediatamente violado" por las fuerzas de Gadafi.

El secretario general de Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-Moon, dijo que esperaba que Libia "cumpliera su promesa". Las fuerzas libias ya habían anunciado un cese de hostilidades el viernes, pero "siguieron atacando a la población civil. Esta (propuesta) tiene que ser verificada y comprobada", agregó Ban.

Un edificio administrativo situado en el complejo residencial de Gadafi en Bab el Aziziya, en Trípoli, fue totalmente destruido por un misil, constató un periodista de la AFP. El edificio está situado a unos 50 metros de la carpa donde el coronel Gadafi solía recibir a sus invitados importantes, indicó un portavoz del régimen, Musa Ibrahim, a los periodistas extranjeros que el domingo fueron transportados en autobús al lugar.

Se trata de "un bombardeo bárbaro que hubiera podido afectar a centenares de civiles congregados en la residencia de Muamar el Gadafi, a unos 400 metros del edificio alcanzado", dijo Ibrahim.

"Los países occidentales dicen que quieren proteger a civiles y bombardean la residencia a sabiendas de que en el interior hay civiles", señaló.

Pero en una conferencia de prensa celebrada en el Pentágono, el vicealmirante estadounidense Bill Gortney negó que el objetivo de los ataques fuera matar al propio Gadafi. "Puedo garantizar que no figura en la lista de los blancos. No apuntamos contra su residencia", declaró.

Un alto funcionario de la coalición indicó a la AFP que el ataque había destruido la "capacidad de comando y control" del líder libio. "La coalición está aplicando activamente la UNSCR (Resolución del Consejo de Seguridad de la ONU) 1973, y de acuerdo con esa misión, continuamos los ataques contra objetivos que suponen una amenaza directa al pueblo libio y a nuestra capacidad de implementar la zona de exclusión aérea", dijo el funcionario, que pidió el anonimato.

El régimen libio había anunciado el viernes el acatamiento de la resolución votada la víspera por el Consejo de Seguridad de la ONU, que autorizaba la adopción de las medidas necesarias, entre ellas la imposición de una zona de exclusión aérea, para impedir el ataque de la población civil en la ofensiva contra las zonas rebeldes.

Pero las tropas de Gadafi prosiguieron sus ataques contra Benghazi, el bastión de la oposición (a 1.000 km al este de Trípoli).

Estados unidos, Francia y Gran Bretaña iniciaron los bombardeos el sábado, en una operación llamada "Odisea del Amanecer", en aplicación de la resolución de la ONU. Se trata de la mayor operación de países occidentales en el mundo árabe desde la invasión de Irak por una coalición liderada por Estados Unidos en 2003.

La aviación francesa bombardeó posiciones de las fuerzas de Gadafi y los barcos y submarinos norteamericanos y británicos dispararon el sábado por la noche unos 120 misiles de crucero Tomahawk. Gadafi, de 68 años, en el poder desde 1969, se mostró desafiante y vaticinó "una larga guerra" en el Mediterráneo.

El régimen libio afirmó que los ataques de la coalición mataron a decenas de civiles, pero el portavoz del Pentágono lo negó: "No tenemos informes de víctimas civiles", dijo el almirante William Gortney.

El secretario de Defensa de Estados Unidos, Robert Gates, aseguró que Washington no tenía la intención de desempeñar un papel predominante en la coalición. "Creo importante que operemos en el marco del mandato de la resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas", señaló, en momentos en que otros países se aprestan a sumarse a la operación.

Italia, Bélgica y España anunciaron que participarán en la operación y otros países árabes, como Qatar y Emiratos Árabes Unidos se sumarán a ellos dentro de poco, según Gran Bretaña. Cuatro cazas Tornado italianos participaron ya en misiones este domingo.

El secretario general de la Liga Arabe, el egipcio Amr Musa, criticó el domingo los bombardeos.

"Lo que está pasando en Libia dista del objetivo que consiste en imponer una zona de exclusión aérea y lo que nosotros queremos es la protección de los civiles y no bombardearlos", declaró. Esa denuncia fue rechazada por Francia, que aseguró que aplica "plena y únicamente la resolución" del Consejo de Seguridad.

Al este de Benghazi, decenas de vehículos militares de las fuerzas de Gadafi, incluyendo tanques, fueron destruidos por ataques el domingo de madrugada. La intervención militar era deseada por la oposición libia, sobre todo después de que los últimos días las fuerzas gubernamentales se apoderaran de varios bastiones insurgentes mediante ataques aéreos y tiros de cohetes.

Gadafi pide a los libios realizar una "marcha verde" hacia Benghazi

Gadafi llamó a los libios de todas las regiones del país a organizar este lunes una "marcha verde popular estratégica" hacia la ciudad de Benghazi con ramas de olivo en las manos para impedir "la agresión extranjera", anunció la agencia oficial libia Jana.

Según Gadafi, la marcha, organizada en el marco de "la lucha contra la agresión extranjera", deberá reagrupar decenas de tribus libias procedentes de todas las regiones del país hacia la segunda ciudad libia y bastión de los rebeldes, reportó EFE.

Los participantes deberán llevar ramos de olivo en sus manos para "arreglar los problemas de forma pacífica y no dar ocasión a los enemigos que atacan Libia y buscan apoderarse de sus riquezas", señaló la agencia oficial.

Asimismo, Jana aseguró que los participantes en la marcha "serán acompañados" por integrantes de las tribus de Benghazi, "los mismos que han tomado las armas contra las unidades de las fuerzas populares armadas", en referencia a las tropas del régimen.

La UE, dividida

La mayoría de los países de la Unión Europea (UE) defendió la intervención internacional en Libia, mientras que Alemania e Italia se desmarcaron dejando entrever una división en los Veintisiete ante la actuación de la coalición que lideran Francia, Reino Unido y Estados Unidos.

El ministro alemán de Exteriores, Guido Westervelle, dijo que las críticas expresadas por la Liga Árabe a los bombardeos de la coalición confirman los temores que había manifestado su Gobierno.

"Nosotros decidimos no participar, calculamos los riesgos" y, "tres días después, la Liga Árabe ya ha critica la intervención. Creo que teníamos razón", afirmó Westerwelle al llegar a una reunión con sus homólogos comunitarios en Bruselas.

El mensaje de la Liga Árabe que sirve a Berlín para confirmar su postura escéptica fue lanzado ayer por el secretario general de la organización, Amro Musa, quien aseguró que la operación que se está llevando a cabo en Libia "es diferente del objetivo de imponer una zona de exclusión aérea".

"Hemos dicho que no hace falta ninguna operación militar", agregó Musa, quien pidió informes completos de lo que está pasando en el país norteafricano.

La Alta Representante de la UE, Catherine Ashton, restó importancia a la polémica y aseguró que las palabras del responsable de la Liga Árabe se han interpretado equivocadamente.

Ashton recordó que Musa apoyó el sábado en la cumbre celebrada en París los ataques aéreos contra objetivos militares del régimen de Muamar al Gadafi.

Junto a la jefa de la diplomacia europea, varios ministros como la española Trinidad Jiménez consideraron que la operación en Libia "se está ajustando a la legalidad internacional".

Jiménez confió además en "seguir contando con el apoyo de la Liga Árabe" para esas acciones.

En esa línea, su homólogo finlandés, Alexander Stubb, recordó que la resolución aprobada por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas "da a la comunidad internacional el derecho y la responsabilidad de proteger las vidas civiles" y dijo que eso es lo que se está haciendo.

El ministro sueco, Carl Bildt, aseguró que no hay una división en la UE, sino que "diferentes países hacen diferentes contribuciones en el contexto de la resolución de la ONU".

Sin embargo, casi a la vez, el titular de Exteriores italiano, Franco Frattini, indicó que su país quiere ver si las acciones desarrolladas hasta ahora por la coalición "son conformes con la aplicación de la resolución" de Naciones Unidas.

"No debería haber una guerra en Libia, debe haber una aplicación plena de la resolución 1973", advirtió Frattini.

El italiano, cuyo país ha ofrecido su cooperación en la operación "Odisea del Amanecer", consideró que "es hora de pasar de una 'coalición de voluntarios' hacia un enfoque más coordinado por la OTAN".

Frente a esa postura, Jiménez señaló que "parece que lo que más sentido tiene" es que la operación siga liderada por la coalición que la ha comenzado, dado que en ella participan también países árabes que no pertenecen a la OTAN.

La Alianza Atlántica, dividida por la negativa de Turquía y Alemania a participar en los ataques contra Gadafi, discute hoy en Bruselas el papel que puede desempeñar en la acción internacional.

"Hay que aclarar muy rápidamente la situación", urgió el ministro de Exteriores luxemburgués, Jean Asselborn, quien consideró que la Alianza debe pronunciarse ya sobre sus planes.


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *