We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

La aparentemente infructuosa visita del ex presidente de EE.UU. Jimmy Carter a Cuba no sólo provocó que el Departamento de Estado se declarara públicamente decepcionado, sino que también ha levantado un polvareda de disgusto en el Congreso en Washington.

“Nos decepciona que no haya regresado con el señor (Alan) Gross”, dijo el vocero en funciones del Departamento de Estado, Mark Toner, refiriéndose a que el ex presidente no haya conseguido la liberación del contratista, recién sentenciado a 15 años de cárcel por las autoridades cubanas.

Pero el viaje de Carter a Cuba no sólo está bajo la lupa en Washington porque resultó infructuoso respecto a Gross, a quien el gobierno de EE.UU. considera inocente, sino además por lo que el ex presidente dijo y por lo que no dijo en La Habana.

El primero en criticar a Carter fue el influyente senador demócrata Robert Menéndez, quien en una carta le dijo al ex mandatario que su viaje a la isla exteriorizaba “un mensaje equivocado, en un momento equivocado, en un lugar equivocado".

El senador le reprochó a Carter ir en busca de una mejoría de relaciones con La Habana cuando “son las tiránicas e intolerantes acciones de Cuba las que siguen definiendo el futuro de las relaciones bilaterales” entre EE.UU. y la isla.

También le recordó que en el momento de su visita, el gobierno cubano seguía hostigando y arrestando a docenas de disidentes en las calles.

Otra influyente congresista, la presidente del Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes, Ileana Ros-Lehtinen, dijo sentirse decepcionada de que Carter haya pedido durante una rueda de prensa en la isla la liberación de cinco agentes cubanos convictos y encarcelados por espionaje en EE.UU, uno de ellos condenado incluso por conspirar para cometer asesinato.

Ros-Lehtinen lamentó que el ex presidente no haya aprovechado la oportunidad de su viaje a Cuba para demandar “libertad para los 11 millones de cubanos que viven bajo el régimen dictatorial de los Castro”, y subrayó que el gobierno cubano “reprime a su pueblo y está llanamente del lado de nuestros enemigos y contra nuestros intereses”.

Una declaración difundida por el congresista por Nueva York Michael Grimm señala que la visita de Carter a La Habana “debió haber sido una oportunidad para denunciar las atrocidades cometidas a lo largo de casi medio siglo de gobierno dictatorial” en la isla.

“En lugar de tratar de crear un vínculo con Castro, Carter debería tomar partido por EE.UU. y por la propagación de la libertad y la democracia a uno de nuestros más oprimidos vecinos (Cuba)”, dijo Grimm.

David Rivera, congresista por Florida, señaló que el ex presidente tiene un largo historial de apaciguar a dictadores como los hermanos Castro.

También dijo que Carter ha abogado por concesiones unilaterales a regímenes dictatoriales cuyos resultados “siempre han sido un fracaso completo en la promoción de reformas democráticas”.

Rivera indicó que el ex presidente demostró que “está del lado de la tiranía en vez de la libertad”, y calificó de “poco menos que vergonzosa” sus peticiones para que se libere a los cinco espías cubanos que cumplen prisiòn en EE.UU. y se levante el embargo al gobierno de la isla.


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *