We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

LA HABANA, Cuba, marzo (www.cubanet.org) – Pensar a contra corriente de la ideología oficial es un acto de subversión. Hay que dejarse llevar, decir que sí, o hacerse el sueco para que una obra artística o literaria sea  promocionada en los medios y admitida en las instituciones culturales del país.

Ante una realidad así, los creadores agrupados en la Asociación Hermanos Saiz (AHS), de Escritores y Artistas Jóvenes, son calificados por muchos como revolucionarios de boca para afuera. Sin otra vía para canalizar sus inquietudes y creaciones, más que a través de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC), y en el papel de discípulos, a cuenta de la Unión de Escritores, los jóvenes creadores están obligados a no disentir.

A quienes salgan del esquema “dentro de la revolución, todo”, se les acusa de incapaces o mercenarios  cuyas opiniones discordantes fueron adquiridas de alguien que los manipula desde el exterior. Es decir, y según el dogma revolucionario, para discrepar se necesita estar loco, confabulado con el enemigo, y en el mejor de los casos, ser víctima de la confusión.

Al parecer, las autoridades olvidan que cuando Norberto Fuentes y Eduardo Heras escribieron Los Condenados de Condado y Los pasos sobre la hierba, respectivamente, eran jóvenes también. Además, que las acciones artísticas realizadas en los años 80 por jóvenes que apostaban por la “función desacralizadora del arte sobre la ideología como instrumento de poder”, no eran dirigidas desde la SINA.

Sin embargo, las autoridades prohibieron los proyectos PAIDEA y Arte Calle, y algunos de sus artistas, como Arturo Cuenca y José Bedia, entre otros, fueron marginados y abandonaron el país.

Tiempo después, Ángel Delgado, en el performance El objeto esculturado, insiste en el desafío a la censura y la sataniza, al defecar frente al público sobre las páginas abiertas del periódica Granma, símbolo del poder.

Mientras eso ocurría en la capital, en Bayamo, otro miembro de la entonces Brigada Hermanos Saiz, era censurado hasta la expulsión. Su delito: escribir un poema conflictivo, según el teniente del ministerio del interior, Armando Carrazana, quien se desempeñaba como veedor en las tertulias del Taller Literario José Martí,

Esa noche, el oficial expulsó del taller a Rafael Acosta, por decir en un poema, que Nadia, una niña moscovita, lloraba frente a una vidriera porque sus padres no tenían divisas para comprarle una muñeca.

Con esos antecedentes, en la Brigada Hermanos Saíz, y a pesar de que ha surgido cierta sutileza en la censura durante los últimos años, pocos se atreven a expresar en público lo que piensan o hacen en privado.

arte alternativo, los jóvenes escritores y artistas no tienen otra alternativa que realizar una obra  que complazca al poder, si quieren ser parte de la cultura nacional.

vicmadomingues55@gmail.com


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *