We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

DDC La Habana

Dice que no renunció formalmente a su cargo en el Partido porque no le pareció 'necesario'.

Fidel Castro dijo este miércoles que no renunció formalmente a su cargo de primer secretario del Partido Comunista de Cuba (PCC) porque no le pareció necesario.

En una nueva "reflexión" publicada este miércoles en los medios oficiales de la Isla, el ex gobernante aseguró que no tuvo en cuenta la cercanía del Congreso del PCC, a celebrarse el mes próximo, cuando el martes dijo en otro artículo que renunció al enfermar a todos sus "cargos estatales y políticos, incluso al de Primer Secretario del Partido", y nunca intentó "ejercerlos después de la Proclama del 31 de julio de 2006".

Este miércoles, a modo de excusa e intentando presentar su reflexión del día anterior como un descuido, Castro dijo que estaba siguiendo las "peripecias" de la gira del presidente estadounidense, Barack Obama, por América Latina, la "tragedia de Japón" y la intervención aliada en Libia, que calificó de "brutal guerra".

"Me descuidé un poco", dijo Castro. "Era demasiado trabajo para un joven de mi edad".

Luego, "vi, en primer lugar, que por mi culpa los despachos cablegráficos le habían dado importancia a lo que dije con respecto al cargo de Primer Secretario del Partido". Concentrado en el discurso de Barack Obama en Chile, "ni siquiera recordé que el mes próximo tendrá lugar el Congreso del Partido", afirmó.

El ex gobernante dijo que su actitud, cuando tuvo la crisis de salud que lo puso al borde de la muerte en 2006, fue "elementalmente lógica".

Añadió que, al "comprender la gravedad" de su estado "sumamente crítico" depuso "de inmediato" sus funciones, añadiendo "algunas instrucciones para ofrecer seguridad y tranquilidad a la población".

"No era necesaria la renuncia, en concreto, de cada uno de mis cargos", dijo.

"La función más importante para mí era la de Primer Secretario del Partido. Por ideología y por principio, en una etapa revolucionaria, a ese cargo político corresponde la máxima autoridad", indicó Castro.

"El otro cargo que ejercía era el de Presidente del Consejo de Estado y del Gobierno, electo por la Asamblea Nacional. Para ambos cargos existía un sustituto, y no en virtud de vínculo familiar, que jamás he considerado fuente de derecho, sino por experiencia y méritos", agregó.

El cuanto al grado de comandante en jefe, dijo que se lo otorgó "la propia lucha, una cuestión de azar más que de méritos personales".

Castro aprovechó para dejar establecida su idea de cómo debe ser ordenado el control de las principales instituciones del régimen, incluido el Ejército.

"La propia Revolución, en ulterior etapa, asignó correctamente la jefatura de todas las instituciones armadas al Presidente, una función que a mi juicio debe corresponderse con la de Primer Secretario del Partido. Entiendo que así debe ser en un país que, como Cuba, ha tenido que enfrentar un obstáculo tan considerable como el imperio creado por Estados Unidos", dijo.

El ex gobernante dijo que cuando recuperó la salud parcialmente, ni siquiera le pasó por la mente "la idea o necesidad de proceder al formalismo de hacer renuncia expresa de cargo alguno".

"Acepté en ese período el honor de la elección como Diputado a la Asamblea Nacional, que no exigía la presencia física, y con la que podía compartir ideas", añadió.


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *