We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

El pastor evangélico Omar Gude Pérez, quien fue puesto en libertad condicional en febrero, no puede ejercer su ministerio ni salir de la ciudad de Camagüey, informó Solidaridad Cristiana Mundial, con sede en el Reino Unido.

Stuart Windsor, director de esa organización, se mostró satisfecho por la excarcelación de Gude Pérez, quien permaneció tres años en prisión bajo cargos de falsificación de documentos, pero deplora las condiciones que le han impuesto al pastor.

Un tribunal cubano informó a Gude Pérez este mes que no puede predicar o salir de la ciudad.

El religioso es el líder de una red de iglesias independientes evangélicas, quien cumplió varios años de prisión bajo cargos fraudulentos después de un juicio sumario en julio del 2009, dijo Solidaridad Cristiana Mundial.

La acusación de “falsificación de documentos” fue basada en que supuestamente usó de forma ilegal el apellido de su padrastro.

No obstante, cuando se le dio la libertad condicional los tribunales tardaron un mes en definir las condiciones de su excarcelación, pues descubrieron que su apellido es realmente Gude Pérez, señaló Solidaridad Cristiana Mundial.

Otros cargos en su contra, de tráfico humano y salida ilegal, habían sido descartados por un tribunal en La Habana.

Gude Pérez y su familia denuncian que ha sido perseguido y recluido por encabezar iglesias que no han recibido la autorización del gobierno comunista.

Su esposa Kenia Denis y los miembros de su congregación religiosa, Reformación Apostólica, niegan que Gude Pérez sea un delincuente común. Afirman que su condena es un caso claro de persecución religiosa, por motivos políticos.

“A mi esposo lo atiende, o mejor dicho, lo hostiga un oficial de la Seguridad del Estado, ellos están detrás del telón y en su expediente están las letras CR, que califican a los presos como contrarrevolucionarios”, agregó Denis.

El pastor, Luis Yoel Balbuena Pérez, quien dirige la congregación Reforma Apostólica en la ciudad de Guáimaro, provincia de Camagüey, dijo a Martí Noticias que los delitos atribuidos a Gude Pérez son una manera de encubrir el interés de las autoridades en desarticular a esta comunidad evangélica por su creciente desarrollo.

“La Iglesia Apostólica en Cuba tiene más de 300 congregaciones con una membresía mayor a 25.000 personas”, afirmó Balbuena.

Stuart Windsor dijo que la meta del régimen comunista es clara, ya que le han prohibido predicar. “Pedimos al gobierno de Cuba que le permitan a Gude Pérez ejercer su ministerio y registrar formalmente las iglesias afiliadas a Reforma Apostólica”.

El pastor Omar Gude Pérez también ha denunciado “las atroces condiciones” en las cárceles de la isla, donde fue confinado en celdas con reos de alta peligrosidad.


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *