We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

No sé si será, como en las películas, pura coincidencia, pero horas antes de que se anunciara en La Habana la ratificación de un Buró Político del Partido Comunista dominado por septuagenarios y sexagenarios, la agencia Inter-Press Service ha publicado un reportaje titulado “Cuba: Jóvenes con la mira fuera de fronteras”, acerca de la emigración como opción recurrente de los jóvenes cubanos para desarrollar un proyecto personal de vida.

En su informe central al Sexto Congreso  del PCC Raúl Castro se quejaba de la ausencia de “una reserva de sustitutos” apropiadamente preparados para sustituir a la generación histórica en los puestos políticos y de la administración estatal. El general-presidente prometió trabajar en la creación del relevo generacional en los próximos cinco años.

Estas palabras de Raúl llevaron a varios corresponsales a suponer que en el Sexto Congreso podría ser electo al cargo de Segundo Secretario, que él dejaría vacante, alguien más joven y de ideas más frescas. Se barajaron los nombres del vicepresidente a cargo de las reformas, Marino Murillo, o el creativo secretario provincial del Partido en Santiago de Cuba, Lázaro Expósito.

Y en un artículo titulado“Viviendo en la ambigüedad”, publicado este martes en Cubaencuentro, el académico Arturo López-Levy opinaba que el planteamiento sobre la falta de sustitutos “prepara el camino para que un segundo secretario de la generación histórica deje vacante la plaza, o simplemente se nombre a varios segundos secretarios”.

Sinceramente, no me imagino a José Ramón Machado Ventura, recién electo en ese cargo clave, y renombrado portaestandarte de la línea dura en el PCC, abandonando la oficina de Segundo Secretario a menos que 1-) salga con los pies por delante o 2-) le den candela para que suelte como al macao.

En su artículo, López-Levy observa en el informe central una tendencia a enfatizar la preparación técnica de los cuadros del PCC y el Gobierno, especialmente en el área económica, en lo cual avizora el posible fin de la nefasta política de “aquí el que sabe, sabe, y el que no sabe, es jefe”.

Pues bien, he aquí cómo recomendaba en febrero Machado Ventura, de visita en Guantánamo, resolver los problemas de la contabilidad caótica, las plantillas infladas y el desvío de recursos en la esfera de la salud:

Adoptar las medidas necesarias para alcanzar el máximo de eficiencia en la utilización del valioso capital humano y los costosos recursos materiales de que dispone nuestro sistema de salud, son premisas esenciales del actual proceso de reordenamiento de los servicios médicos en las instituciones que garantizan la atención primaria”. Claro, mucha eficiencia, disciplina y ahorro, o lo que otro cubanólogo, Eugenio Yáñez,  describe como“aplicar el Manual de Gestión Alienada de la Economía”.

Un cable de France Presse despachado una hora después de la presentación del nuevo (viejo) Buró Político nos daba la composición por edades: Los ratificados: Raúl Castro, 79 años; José Ramón Machado Ventura, 80 años; Ramiro Valdés (78) Abelardo Colomé (71), Ricardo Alarcón (73), Julio Casas Regueiro (75), Leopoldo Cintra Frías (69), Ramón Espinosa Martín (72) Esteban Lazo Hernández (67), Álvaro López Miera (67), Salvador Valdés Mesa (65) y Miguel Díaz Canel (51), Los nuevos: Marino Murillo (50); Adel Izquierdo (65) y Mercedes López Acea (48).  Sólo 3 de los 15 tienen menos de 65 años.

No es de extrañar entonces que, como apunta el citado reportaje de IPS, los jóvenes cubanos conciban su futuro allende las fronteras de la isla. Los datos son reveladores: la edad promedio de los que se fueron en 2008 a vivir a Estados Unidos fue de 30,5 años; a España, de 29,1 años; y a Italia, de 26,2 años.

El experto Antonio Aja, citado en el trabajo de Dalia Acosta, atribuye el carácter "más joven" de la emigración cubana actual a la crisis y a circunstancias generacionales que incluyen "la desmotivación, el desinterés y la desconfianza en el proceso social para la realización de su proyecto individual".

Como le dijo a IPS uno de los cubanitos entrevistados: "Yo no me voy de Cuba por mis problemas económicos, sino porque no les veo una solución en un tiempo prudencial. Tengo 29 años, ¿hasta cuándo voy a esperar?".


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *