We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

Cinco de enero de 1959. Ciudad de Santa Clara. Las tropas rebeldes avanzaban hacia La Habana entre vítores y sangre. ¡Cuántos ajusticiados en nombre de la revolución y el pueblo! ¡Cuántos asesinatos! Allí, en un despacho de la estación de policía local, el “Che” Guevara recibe una lista de “condenados” a muerte. Echa una rápida ojeada al papel y dice: -¡Fusílenlos! Alguien a su lado le toca el hombro y dice: - Señor, en la provincia de Las Villas el “26 de julio’ está a cargo y no tenemos planes de que se le dé paredón a nadie. Guevara sonrió con sorna. Se acercó a su interlocutor, le pasó un brazo por encima y replicó: - Doctor Orlando Bosch, usted es muy sentimental, parece. Usted y gente como usted no tienen cabida en este proceso revolucionario. La suerte de Bosch estaba echada. En la ciudad de Santa Clara se fusilaron decenas de personas por tropas comandadas por el comandante Guevara.


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *