We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

DDC Madrid

'Este es mi mensaje: Respalden al equipo', dice la saltadora. 'Soy británica. Este también es mi país'.

La saltadora cubana Yamilé Aldama ha salido al paso de comentarios en algunos medios británicos que cuestionan su derecho y el de otros atletas no nacidos en Gran Bretaña a competir por ese país en los próximos Juegos Olímpicos.

"He vivido en este país durante once años, estoy casada con un británico, tengo un hijo británico, entreno con un preparador británico en un club británico. Este es mi hogar. ¿De qué están hablando?", dijo Aldama en un artículo publicado el sábado en el diario The Guardian.

Las críticas surgieron en publicaciones como el Daily Mail, un diario conservador, hace varios meses. Uno de sus columnistas llegó a calificar de "insulto" el número de deportistas no nacidos en Gran Bretaña que competirán en Londres-2012, a pesar de que muchos de ellos son hijos de británicos.

Las regulaciones "son tan ridículamente laxas que el fenómeno del 'turismo de atletas' ha podido prosperar", dijo el periodista Des Kelly en un artículo publicado en marzo pasado.

"Desde cualquier punto de la justicia, sin duda es irritante para los atletas que han pasado sus vidas aspirando a competir en los Juegos Olímpicos de Londres y desarrollando su talento en este país", agregó.

Kelly consideró "oportunista" el concepto de nacionalidad que se ha utilizado para elegir a los miembros del equipo olímpico británico y llamó "Plastic Brits (falsos británicos)" a los deportistas no nacidos en el país.

Entre ellos, además de a Aldama, mencionó a la vallista Tiffany Porter, nacida en Estados Unidos de madre inglesa y padre nigeriano; a la saltadora de longitud Shara Proctor, nacida en Anguilla, territorio británico en el Caribe; a los corredores Michael Bingham, nacido en Carolina del Norte y cuyo padre es inglés, y Shana Cox, neoyorquina de padres británicos, e incluso el entrenador jefe del equipo británico de atletismo, el holandés Charles van Commenee.

"Es más barato y más rápido" importar atletas que desarrollarlos, dijo Kelly, quien cuestionó el patriotismo de los no nacidos en el país.

"Si el concepto de nacionalidad se diluye más allá y el talento sigue siendo efectivamente 'comprado', la esencia del espíritu olímpico pierde el sentido", opinó.

De los 542 deportistas que competirán por Gran Bretaña en los Juegos Olímpicos 61 son nacidos en otros países, aunque muchos de ellos son descendientes de británicos.

"No hay 'Plastic Brits'", dijo Andy Hunt, director ejecutivo de la Asociación Olímpica Británica, citado recientemente por el Daily Mail.

"Por lo que a mí respecta, si usted es un ciudadano británico con pasaporte británico y usted es elegible para competir por este país, entonces fantástico. Si usted gana un lugar con sus méritos, debe estar en el equipo", añadió Hunt y recordó que las reglas para obtener la ciudadanía británica son "muy duras".

"Este es nuestro hogar"

En su artículo en The Guardian, que ha recibido decenas de comentarios de apoyo, Aldama consideró "muy ofensivo" el término utilizado para describir a los ciudadanos británicos nacidos en otros países y calificó de "hipócrita" la campaña contra ellos.

"No quiero ofender a nadie, este es un tema muy sensible. Pero esta es la vida real, esta es la sociedad británica en el siglo 21. Especialmente Londres, la anfitriona de los Juegos Olímpicos, es una ciudad constituida por personas de todo el mundo. Donde vivo, en Wembley, salgo a la calle y veo a gente de India, Sri Lanka y la herencia jamaicana. En la escuela de mi hijo, no hay muchos niños blancos. ¿Y qué? Somos todos británicos, este es nuestro hogar", dijo Aldama.

"Imagínense que yo fuera uno de los 10 mejores cirujanos del corazón del mundo —mejor que los de Gran Bretaña— ¿estarían esas personas felices de que yo operara a sus hijos? ¿O insistirían en un cirujano británico no tan bueno? Creo que lo que el país quiere es que sus atletas lo hagan bien (…) Eso es lo que quiero hacer. Quiero que Gran Bretaña se sienta orgullosa. Este es mi trabajo y esta es mi casa", añadió la atleta.

"No estoy tomando el lugar de otra persona en el equipo. Si no me hubieran seleccionado para competir por Gran Bretaña no habría representación femenina británica en el triple salto de los Juegos Olímpicos", señaló.

Aldama, de 39 años, es la atleta de mayor edad que competirá por Gran Bretaña en Londres-2012. Vive en ese país desde 2001 y obtuvo la nacionalidad en febrero de 2010.

Antes, compitió en Juegos Olímpicos por Cuba y por Sudán. Su mejor resultado fue con la Isla, en Sídney-2000, cuando quedó en cuarto puesto.

En marzo de este año se impuso en triple salto en el Mundial de Atletismo en Sala de Estambul. El pasado sábado fue tercera en el Aviva Grand Prix de Londres, en la Liga de Diamante, detrás de la colombiana Catherine Ibargüen y la ucraniana Olga Saladukha.

La cubana ha sufrido contratiempos en su vida que han dificultado su carrera. Su esposo, Andrew Dodds, un productor de televisión, fue detenido y condenado a 15 años de prisión después de que la policía encontrara 40 millones de libras en heroína en un garaje alquilado, según el diario The Telegraph.

La atleta fue absuelta de cualquier implicación en el delito, pero el incidente alargó su proceso de obtención de la ciudadanía británica.

Estos Juegos Olímpicos serían la conclusión ideal para sus 25 años de carrera.

"Después de todo lo que he pasado en mi vida no voy a dejar que esto me afecte", dijo sobre los cuestionamientos en cuanto a su derecho a representar a Gran Bretaña. "Pero quiero que se detenga, no es agradable para mí o para mi familia. Y no es bueno para otras personas. Es muy triste que esto esté sucediendo porque envía en mensaje equivocado".

"¿Qué pasa si los niños comienzan a ser llamados 'Plastic Brits' en el patio de recreo?", preguntó. "Por favor, dejemos esto antes de que se produzca un daño real".

"Este es mi mensaje: 'Respalden al equipo'. Es lo que necesitamos para tener éxito en los Juegos", reclamó. "Tenemos que estar relajados y concentrados. Cuanta más gente nos apoye, mejor lo vamos a hacer".

"Soy británica. Este también es mi país y me encanta estar aquí. Guste o no. Estoy aquí para siempre", concluyó.


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *