We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

LA HABANA, Cuba, 25 de agosto (Roberto de Jesús Guerra Pérez, www.cubanet.org) –  La policía política cubana arrestó el viernes a varios bibliotecarios independientes que habían participado en un taller didáctico en la Sección de Intereses de los Estados Unidos en La Habana (SINA).

Activistas en una biblioteca independiente. Foto: Calixto Ramón/Cubanet.

Las detenciones ocurrieron en calles aledañas a la representación diplomática  cuando unos 20 bibliotecarios regresaban a sus casas.

“El taller en el que participábamos se trataba de cómo manipular una tabla  (tableta electrónica)  Amazon Kindle”, comentó Lázara Mijan, quien pudo escapar del operativo policial, junto a Magaly Norvis Otero y Julio Beltrán.

Entre los detenidos se encuentran Juan Antonio Madrazo Luna, Julio Rojas Portal y Mario Echevarría Driggs. A estos dos últimos les fueron incautadas dos tabletas de Amazon Kindle, cámaras fotográficas, documentos personales y manuales sobre cómo usar un Kindle DX.

Las tabletas Kindle son lectores de libros electrónicos con capacidad para almacenar cientos de libros, periódicos, revistas digitales y otros materiales en formato digital.

“El operativo montado era grande, muy grande. Había una cantidad de agentes de la Seguridad del Estado regados en carros Ladas y motos por todas partes en las calles cercanas a la SINA, que fue un milagro que algunos (de los bibliotecarios) se escaparan”, dijo Driggs tras ser liberado.

“Fuimos trasladados a la Unidad de la Policía de Zapata y C en el Vedado, donde nos confiscaron todo”, agregó.

Las Bibliotecas Independientes son centros culturales comunitarios alternativos que tienen como objetivo fundamental la promoción de una lectura sin censura.

El régimen cubano cataloga a los bibliotecarios independientes y disidentes como contrarrevolucionarios al servicio del gobierno de los Estados Unidos. En el 2003,  durante la Primavera Negra, más de 20 bibliotecarios fueron detenidos y condenados a penas de entre cinco y 20 años de cárcel, y los documentos de sus bibliotecas confiscados, la mayoría publicaciones de escritores cubanos exiliados.


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *