We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

Fabio Rafael Fiallo Suiza

Desastre económico, corrupción, criminalidad y violaciones de derechos humanos… ¿Qué han producido 14 años de chavismo?

También sobre Venezuela: De la Grange, Rivero.

En estos momentos en que la prensa internacional da detalles de la intención de su gobierno de recurrir a la violencia con el fin de desconocer la voluntad popular el 7 de octubre, me permito dirigirme a usted para invitarle a reflexionar sobre algunos puntos trascendentales antes de que suceda lo irreparable.

Es muy posible que ni siquiera lea esta carta, enfrascado como está en mantenerse seis años más en el poder por las buenas o por las malas, importándole un bledo las consecuencias nefastas que su ambición produzca en el noble y sufrido pueblo venezolano.

No obstante, si conserva un gramo de lucidez, usted debe reconocer que los venezolanos no pueden estar satisfechos del estado deplorable en que se encuentra la economía de su país. Durante sus 14 años de presidencia, el precio mundial del barril de petróleo ha pasado de 9 a 100 dólares. Un alza de más de mil por ciento, de la que el pueblo venezolano no ha logrado beneficiarse.

En ese periodo, la tasa de crecimiento de Venezuela (3.2%) no ha llegado ni siquiera al nivel de la del promedio de América Latina (4%). Lo que es más, en Venezuela, la inflación es la más alta del continente. La escasez cunde entre los artículos de primera necesidad. El país importa hoy el 70% de los alimentos que consume, en vez del 30% que importaba antes de que usted asumiera el poder. La tragedia de la refinería de Amuay vino a mostrar, con decenas de ataúdes, el descalabro en el mantenimiento y la modernización de la industria petrolera venezolana.

Es menester dar muestras de una gran incapacidad en el manejo de la economía para alcanzar un resultado tan mediocre a pesar de un alza tan descomunal en el precio del principal renglón de exportación.

Añádase a esto que según Transparencia Internacional, Venezuela figura entre los países más corruptos del mundo.

El saldo no es menos catastrófico en materia de seguridad. Elocuentes son las cifras de los millares de muertos cada año en las calles y campos de Venezuela; en las prisiones también.

Usted ha dicho que esa criminalidad es una lacra del capitalismo. ¿Lo cree sinceramente? ¿Cómo explica entonces que esa supuesta lacra del capitalismo, en vez de atenuarse, se haya agravado durante los 14 años de su "construcción del socialismo"? En esos 14 años ha habido más del doble de víctimas de la criminalidad que en las cuatro décadas anteriores juntas. ¿Qué socialismo es ése que en vez de extirpar las susodichas taras del capitalismo no hace sino agudizarlas?

Y ni hablar de lo que ha hecho su gobierno en el campo de los derechos humanos. ¿Es acaso democracia mantener arbitrariamente bajo arresto a una jueza independiente? ¿Es democracia poner al Colegio Nacional Electoral en manos de títeres a su servicio? ¿Es democracia cerrar cadenas de televisión y/o asfixiarlas financieramente? ¿Es democracia convertir a las fuerzas armadas en un instrumento de su partido el PSUV? ¿Es democracia tratar de escapar a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos? ¿Es democracia prohibir telenovelas por considerarlas irrespetuosas de su régimen?

Por todo ello, presidente Chávez, no tiene nada de sorprendente la apabullante ola de simpatía que ha generado en toda Venezuela el candidato de la oposición. Ahí están las tendencias, favorables a dicho candidato, que revelan las encuestas de opinión organizadas por institutos independientes.

Lo que por el contrario sí es sorprendente, y sobre todo inquietante, es la noticia de que su gobierno no tiene la intención de respetar el veredicto de las urnas el 7 de octubre.

La pregunta que cabe formular a este respecto es: ¿para qué va usted a sembrar luto y desolación en su pueblo? ¿Para perder más popularidad y prestigio antes de irse de este mundo? Sobre todo, ¿para quién? ¿Para que disfruten del poder los miembros de su camarilla, los mismos que se han mostrado ineptos y corruptos durante sus 14 años de gobierno, prestos en un futuro, cuando usted ya no esté, a dar la espalda a la memoria de su líder cuando se lo exijan sus conveniencias personales?

Échele un vistazo a la historia y se percatará de que no ha habido un solo autócrata capaz de seguir imponiendo desde la tumba su voluntad. Ahí tenemos a Tito, Franco, Mao, Stalin y tantos otros más, cuyos herederos políticos renegaron rápidamente del líder a quien antes habían cubierto de alabanzas y jurado fidelidad.

Puede estar seguro de que quienes hoy le profesan lealtad harán lo mismo el día que usted cese de existir. Como seguro puede estar también de que cuando el pueblo venezolano se rebele y grite "Basta ya", sus sucesores, ansiosos de sobrevivir políticamente, cargarán sobre los hombros suyos la culpa de todos los males y problemas que afecten al país.

¿Es para beneficio de esa claque de ingratos o traidores en latencia que usted piensa dedicar los meses o semanas que le quedan y comprometer aún más su imagen en la posteridad?

Acatar la voluntad popular, presidente Chávez, es su último recurso para atenuar la sentencia que sobre su paso por Miraflores el tribunal de la historia habrá de pronunciar.

No ignoro que después de 14 años vilipendiando a la oposición y acusándola de representar a la "burguesía", para usted sería algo vergonzoso y repugnante asumir una derrota electoral. Pero, piénselo bien, no es a la "burguesía" a quien usted entregará el poder, sino al pueblo venezolano, un pueblo soberano, que tiene el derecho de escoger libremente a sus gobernantes y que ha decidido cambiar de rumbo desde ya.


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *