We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

DDC La Habana

Tras meses de maniobras y presiones, las autoridades de Majibacoa, Las Tunas, consiguen que la hasta ahora delegada de Limones no tenga un cuarto mandato.

"Me siento una ciudadana libre", dijo este martes a DIARIO DE CUBA, Sirley Ávila León, la hasta ahora delegada del Poder Popular en el poblado tunero de Limones, quien tras maniobras y presiones de las autoridades locales no ha conseguido la reelección.

"Me siento aliviada, yo sabía que si salía delegada la vida me iba a ser muy difícil. Ahora me siento como una ciudadana más de este país, con derecho, por Constitución, a ir a donde tenga que ir reclamando los derechos del pueblo", afirmó.

Ávila calificó de "desastrosas" las votaciones para delegados municipales del Poder Popular en su circunscripción en Majibacoa, Las Tunas.

Según denunció el domingo, las autoridades impidieron votar a 11 de sus electores en Limones.

El pretexto utilizado fue que no tenían la dirección de la localidad. Sin embargo, permitieron que votaran en el pueblo a personas de otras localidades.

"Hubo gente de Calixto que votó en Limones. Pero hubo gente de Limones a la que no dejaron votar", indicó Ávila. "En ocasiones podía votar un miembro de la familia en este colegió, pero los demás tenían que ir a votar en otro".

Ávila dijo que, según datos extraoficiales, recibió unos 165 votos.

La hasta ahora delegada, afirmó que votó por el candidato Arnaldo Bofill, finalmente el ganador, con unos 425 votos.

Bofill, que acumula dos mandatos, "reclama el derecho del pueblo. No es tan vehemente como yo, que me gustaba que me dieran respuesta a las situaciones, iba donde tuviera que ir y gastaba lo que tuviera que gastar, pero sí es verdad que eleva los planteamientos de sus electores", afirmó Ávila.

Con tres mandatos como delegada, los problemas de Ávila, una campesina, comenzaron hace poco más de un año, cuando las autoridades de Majibacoa decidieron cerrar la escuela de Limones.

Ávila ha relatado que comenzó entonces a realizar gestiones para exigir la reapertura de la escuela. Visitó varias veces el Consejo de Estado, pidió sin éxito entrevistarse con Raúl Castro y el presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular, Ricardo Alarcón, y hasta acudió al diario oficial Granma, donde le respondieron que no podían publicar su denuncia.

Cansada de no ser atendida, decidió buscar la ayuda de la prensa fuera de la Isla para dar a conocer lo que considera una injusticia.

En las últimas semanas, Ávila ha denunciado la división de su circunscripción para separar a los electores que la respaldan. También, presiones a sus vecinos e intentos más o menos abiertos de desacreditarla, presentándola como contrarrevolucionaria.

Este martes aseguró que se siente "realizada" como delegada.

"Estoy dispuesta a seguir defendiendo los derechos del pueblo, a seguir denunciando el mal trabajo y las estrategias que utilizan muchos dirigentes para no hacer lo que por obligación deberían hacer porque para eso les pagan", dijo.


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *