We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

Raúl Rivero Madrid

Hugo Chávez planea reordenar el país en un sistema comunal. En ese espacio, asegura, 'vamos a parir el socialismo'.

A la hora en la que se acabaron los sobresaltos de las últimas elecciones presidenciales de Venezuela y, tanto la prensa como los observadores internacionales, se enfocan en otros asuntos, Hugo Chávez trabaja para que, en el año 2019, el 68 por ciento de la población disfrute del socialismo a plenitud y viva en uno de los 39.000 consejos comunales que funcionarán para esa fecha en el país.

No es un sueño. Es una obsesión que lo persigue desde hace mucho tiempo porque él considera que las comunas son la materia tangible, el temblor y el ánima del socialismo del siglo XXI. Y también, en su ensangrentado corazón de heredero de la ideología comunista, debe sentir que le rinde un homenaje a los fundadores de esa forma de miseria colectiva con alborozo revolucionario.

Ya está el dinero de los venezolanos (un poco más de dos mil millones de dólares) a disposición de los funcionarios estatales para que se inicie la construcción de esas estructuras de gobierno y empiecen a instalarse a partir del verano próximo.

Ganado por el furor de una alocución sobre las ventajas que darán al proletariado los consejos comunales, Chávez se apartó del rigor del machismo leninismo y aseguró que será en ese espacio "donde nosotros vamos a parir el socialismo". Dijo que se abrirá paso una producción con el fin de satisfacer necesidades humanas y no para crear mercancía.

El tema ha producido reacciones aisladas de la oposición, fragmentada y disminuida por la derrota electoral de octubre y dedicada a preparar su campaña para los comicios regionales del día 16 del mes que viene. Analistas políticos y escritores ven en la idea de la administración comunal el primer trallazo de la anunciada radicalización del proceso político venezolano que se propone entregar todo el poder a la burocracia del Estado y adelanta la eliminación de las alcaldías y las gobernaciones.

Chávez ha dicho en defensa de las comunas que "un gerente con corbata significa una división obscena de poderes". El gerente, aseguró, también puede limpiar el baño y botar papeles.

Quienes conocen esos escenarios saben que donde dirigen todos no dirige nadie. Además, se acaban enseguida las corbatas. No aparece el desinfectante ni las escobas para limpiar el baño. Y no hay quien bote los papeles.


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *