We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

Agencias La Coruña

Manuel Lorenzo Abdala, estudioso de su obra, reclama su inclusión como "académica honorífica".

"Estoy seguro de que habrá más mujeres en la Academia porque es lo natural, lo normal". Las palabras del secretario general de la Real Academia Española (RAE), Darío Villanueva, encierran una "injusticia" histórica que arrancó en 1853 con una escritora cubana, la primera a la que la Academia dijo no: Gertrudis Gómez de Avellaneda.

"Fue la lumbrera del siglo XIX. La dramaturga más importante de la época", subraya a EFE el guionista de origen cubano Manuel Lorenzo Abdala, quien tras estudiar varios años la figura de Gertrudis Gómez de Avelleneda ha elaborado un relato de la vida y obra de la escritora.

Nacida en Puerto Príncipe, hoy Camagüey, el 23 de marzo de 1814, Gertrudis Gómez de Avellaneda llegó a España en 1836, instalándose en La Coruña. El ambiente conservador de la ciudad desagradó a la escritora cubana que tras un periplo por Andalucía (sur español) decidió fijar su residencia en Sevilla.

En 1940 se trasladó a Madrid y en solo unos meses se movía ya en los círculos literarios del Madrid de mitad del XIX con el respeto y admiración de los grandes intelectuales de la época: Alberto Lista, Juan Nicasio Gallego, Manuel Quintana, Bernardino Fernández de Velasco, Nicomedes Pastor Díaz o José Zorrilla.

El éxito literario alcanzado en aquellos años, con obras como La verdad vence apariencias (1852), Errores del corazón (1852), El donativo del diablo (1852),


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *