We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

BAYAMO, Cuba, abril, www.cubanet.org -Los cubanos somos víctimas de un nuevo e impensable bombardeo informativo, propio de los momentos más duros de la gobernanza de Fidel Castro Ruz, aunque sin lugar a dudas muy inferior, ya que en esa aciaga era, la televisión nunca trasmitió más de 12 horas al día. La diferencia es que ahora lleva la voz cantante Telesur, una supuesta televisora internacional, que castiga a nuestro público con la omnipresencia del difunto presidente venezolano Hugo Chávez y con mensajes políticos a favor de sus sucesores.

Telesur es un canal interestatal donde participan los gobiernos de Venezuela (accionista mayor), Cuba, Uruguay y algún que otro país de la Alianza Bolivariana, como accionistas menores. Tiene más de cinco años en el aire. Pero solo comenzó a trasmitirse en tiempo real, en Cuba, unas semanas antes de la muerte y del faraónico entierro del ex teniente coronel paracaidista.

Antes de eso, se trasmitía, desde el 2007, Dossier, un venenoso y tergiversador programa de “análisis político”, conducido por Walter Martínez. También trasmitían Vamos a Conocernos e Impacto económico, todo en menos de dos horas de programación diaria.

La presencia en Telesur del golpista de 1994, no solo se limita a spot de publicidad política, de cara a las elecciones presidenciales del 14 de abril. Alcanza documentales y entrevistas de personas de los más disímiles orígenes que alaban constantemente al caudillo llanero.

Para muchas personas, sobre todo en el segmento intelectual alto y medio, la entrada de Telesur parecía ser una bocanada de aire fresco, si se toma como referencia el mojigato y entablillado informativo nacional. Pero eso fue antes. Ahora, y luego de ese paso atrás, el televidente interesado en noticieros ha vuelto a apagar el televisor.

No solo Chávez inunda los televisores cubanos a través de Telesur. El Presidente- Encargado (¿de qué?) Nicolás Maduro, su delfín político y elegido por el gobierno cubano como candidato a las presidenciales, es el otro que no sale de la pantalla, con su discurso apocalíptico y violento.

La pregunta que se hacen varios colegas es por qué ese nivel de injerencia en el espacio radio eléctrico cubano con un mensaje tan alejado de nuestro público, que no va a votar en Venezuela, y se ve involucrado sorpresivamente en algo que desconocía en absoluto: nombres de políticos venezolanos, instituciones políticas y cívicas, lugares y comunidades.

Es cierto que la trasmisión de las exequias de Chávez (diez días de duelo y millones de dólares gastados en las fastuosas actividades que incluyeron el paso de aviones de combate sobre el féretro), eclipsó para siempre cualquier homenaje que se le pueda hacer al muy enfermo Fidel Castro, cuando la guadaña venga a recogerlo. El hasta ahora adalid de la revolución cubana y latinoamericana, quedó en un segundo plano tras el impensable culto a la personalidad que trasmite Telesur.

Posiblemente el gobierno militar cubano quisiera cortar las trasmisiones de Telesur ahora mismo. Pero Cuba depende mucho del petróleo venezolano para no permitir esa pequeña injerencia. El tema de Venezuela es un asunto “nacional” para la dictadura cubana.

aleagapesant@yahoo.es


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *