We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

LA HABANA, Cuba, enero, www.cubanet.org -Escribir sobre una joven que tiene control de su destino, que cuando habla tiene algo que decir, que sabe lo que hace, porque goza de un talento ilimitado, es una bendición para cualquier cronista.

Presento a Yudania Monet Linares, la hija del recientemente fallecido Humberto Monet y Gladys Linares Blanco, viejos opositores pacíficos que tomaron la lucha de los Derechos Humanos como su objetivo fundamental. Gladys, en el ocaso de su vida, descubrió, bien escondido en su fuero interno, que además tenía vocación para el periodismo.
Por eso y por otras razones, el pasado 10 de enero, casi como un regalo malsano por el Día de los Reyes, la Seguridad de Estado citó a Yudania a una de las oficinas de la Policía Nacional Revolucionaria, acciones propias de dictaduras totalitarias, a las que los cubanos estamos acostumbrados desde hace mucho tiempo.

Pero los agentes, encargados de tareas tan feas e indignas, no tuvieron en cuenta que Yudania Monet Linares es la estabilidad personificada, una joven paciente, reservada, tan perseverante que resulta imposible de manipular, confundir o chantajear.

Las preguntas que hicieron estos agentes a la joven correctora del periódico independiente Primavera Digital, no me sorprenden. Hasta el Bobo de la Yuca sabe que muy poco les queda por hacer contra los opositores pacíficos y contra periodistas independientes, que sus ardides de echar veneno en las relaciones personales de los miles que integran el Movimiento de Derechos Humanos, dejaron de funcionarles; que la amenaza ya no hace efecto, que muy poco tienen que argumentar en defensa de una dictadura atestada hasta el cuello de pobreza en más de medio siglo.

Una dictadura que ha hecho proliferar en barrios, comunidades y pueblos un atraso tan doloroso como el que sufre Haití, que los niños, embarazadas y ancianos estén sub alimentados, que los trabajadores reciban salarios vergonzosos que no cubren sus necesidades más apremiantes ni la tercera parte del mes, que aumenten por día las persistentes desigualdades entre una mínima parte de la población, la oficialista, y la mayoría del país, el cubano de a pie.
Los agentes de la Seguridad del Estado están tan preocupados con la realidad cubana, que cuando se enfrentan a un opositor no saben qué preguntar, qué responder, qué argumentar para salir victoriosos de sus entrevistas hechas “a la cañona”.

Los conocí bien de cerca. Tenerles pena no es lógico, pero odiarlos mucho menos, porque un activista pacífico, defensor de la libertad y la democracia, es un ferviente admirador de ejemplos como los de Gandhi, Martin Luther King y Mandela.

Esperemos un poco más. Marineros somos y por el mar andamos. Nos encontraremos cara a cara. Para entonces, ya estarán perdonados, todos sin excepción, e integraremos la gran familia de cubanos, sin reproches ni rencores. Como debe ocurrir entre seres humanos racionales.


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *