We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

Este miércoles, los Estados Unidos y Cuba reanudarán las conversaciones migratorias desde que el presidente norteamericano Barack Obama retomó los contactos en julio pasado. El encuentro se desarrollará en La Habana, aunque el Departamento de Estado estadounidense aún no se pronunció al respecto, según consigna El Nuevo Herald. No obstante, este acercamiento no  representa un cambio en la política norteamericana. Lo que busca Washington es garantizar una migración segura entre ambos países. El presidente Obama reanudó las conversaciones con La Habana el 17 de julio de 2013, en Washington, luego de que las suspendiera en 2009 tras la detención del contratista norteamericano Alan P. Gross, el 3 de diciembre de ese año.Recién llegado al poder, el actual presidente de los Estados Unidos había reanudado las conversaciones, que fueron suspendidas en 2003 por el ex mandatario George W. Bush. Estos encuentros se desarrollan dos veces al año, desde 1995. Ese año ambos países firmaron un acuerdo a través del cual Washington se comprometió a conceder al menos 20.000 visas anuales de migrantes a los cubanos. A su vez, también acordaron reunirse dos veces al año y trabajar hacia una “migración segura, legal y ordenada”.Durante el último año fiscal, que finalizó el 30 de septiembre de 2013, los Estados Unidos otorgaron 24.727 visas de inmigrantes. En cambio, en 2012, la cifra fue aún mayor, con 26.720 visas. Aunque la política norteamericana respecto de las relaciones con Cuba no sufrirá cambios, la administración de Obama busca fomentar esta reanudación de las conversaciones para lograr mejorías en las relaciones entre los, Estados Unidos y Cuba.Sin embargo, el caso Gross sigue siendo un tema espinoso en las relaciones entre ambos países. La Casa Blanca es insistente en su pedido de liberación, mientras que los funcionarios cubanos acusaron a Washington de seducir a los ciudadanos de la isla por sus políticas bondadosas hacia los inmigrantes. De esa manera, Washington resalta que no puede haber avances en las relaciones entre ambos países, hasta tanto Gross regrese a su país. A modo de negociación, La Habana había ofrecido a Ross a cambio de cuatro espías cubanos que permanecen detenidos en los Estados Unidos. Pero la Casa Banca rechazó esta posibilidad.

Este miércoles, los Estados Unidos y Cuba reanudarán las conversaciones migratorias desde que el presidente norteamericano Barack Obama retomó los contactos en julio pasado. El encuentro se desarrollará en La Habana, aunque el Departamento de Estado estadounidense aún no se pronunció al respecto, según consigna El Nuevo Herald.
No obstante, este acercamiento no  representa un cambio en la política norteamericana. Lo que busca Washington es garantizar una migración segura entre ambos países.
El presidente Obama reanudó las conversaciones con La Habana el 17 de julio de 2013, en Washington, luego de que las suspendiera en 2009 tras la detención del contratista norteamericano Alan P. Gross, el 3 de diciembre de ese año.
Recién llegado al poder, el actual presidente de los Estados Unidos había reanudado las conversaciones, que fueron suspendidas en 2003 por el ex mandatario George W. Bush.
Estos encuentros se desarrollan dos veces al año, desde 1995. Ese año ambos países firmaron un acuerdo a través del cual Washington se comprometió a conceder al menos 20.000 visas anuales de migrantes a los cubanos. A su vez, también acordaron reunirse dos veces al año y trabajar hacia una “migración segura, legal y ordenada”.
Durante el último año fiscal, que finalizó el 30 de septiembre de 2013, los Estados Unidos otorgaron 24.727 visas de inmigrantes. En cambio, en 2012, la cifra fue aún mayor, con 26.720 visas.Aunque la política norteamericana respecto de las relaciones con Cuba no sufrirá cambios, la administración de Obama busca fomentar esta reanudación de las conversaciones para lograr mejorías en las relaciones entre los, Estados Unidos y Cuba.
Sin embargo, el caso Gross sigue siendo un tema espinoso en las relaciones entre ambos países. La Casa Blanca es insistente en su pedido de liberación, mientras que los funcionarios cubanos acusaron a Washington de seducir a los ciudadanos de la isla por sus políticas bondadosas hacia los inmigrantes.
De esa manera, Washington resalta que no puede haber avances en las relaciones entre ambos países, hasta tanto Gross regrese a su país. A modo de negociación, La Habana había ofrecido a Ross a cambio de cuatro espías cubanos que permanecen detenidos en los Estados Unidos. Pero la Casa Banca rechazó esta posibilidad.


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *