We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

LA HABANA, Cuba, enero, www.cubanet.org -Fueron esas las primeras palabras de Boris Rivero De La Torre, la noche que nos conocimos: “Mañana me voy a pegar candela frente a las oficinas del Consejo de Estado”. A la mañana siguiente, lunes 6 de enero, pasó por mi casa. Le tomé declaraciones y le di mi apoyo en todo, menos en lo de quemarse a lo bonzo.

Gana un salario de 225 pesos, menos de diez dólares al mes, pero ese es su conflicto menor. El 18 de junio pasado, su domicilio se carbonizó. Un vecino se durmió mientras freía chicharrones de cerdo, provocando el incendio. Boris residía en esa casa desde 1989, junto a la familia de su ex mujer, con la que lleva años separado.

Apartó las cenizas e intentó construir otra casa de madera. Entonces apareció la delegada del Poder Popular en la circunscripción, de nombre Caridad, y le denegó la autorización, argumentando que en ese lugar piensan levantar un parque.

Boris continuó durmiendo donde le cogiera la noche, en una parada de ómnibus, en un parque…

Finalizando el año último, un amigo le cedió su apartamento, perteneciente al Albergue Cambute 2, de personas sin vivienda reubicadas allí. Le fue bien por unos días, hasta que llegaron los tejemanejes de los burócratas interesados en el local. Rosa, la administradora de Cambute 2, aplicó chantaje, pidiendo dinero a Boris. Las localidades de albergue llegan a costar 200 pesos convertibles (dólares).

Una mañana, tras haber cumplido su jornada como custodio, llegó al albergue y se topó con varias funcionarias que no lo dejaron entrar al apartamento. Le habían roto el candado.

Boris es técnico medio en economía y ha ocupado cargos estatales. Da la impresión de ser un hombre derrotado por la vida. Lo operaron de carcinoma papilar de tiroides y de enfisema pulmonar, a finales de la década de los 80. Años después, luego de varias pruebas, un médico le confirmó que tenía en su interior una cadena de oro, junto al pulmón, al parecer, responsabilidad del cirujano que lo operó en 1986.

La mañana que estuvo en mi casa, permitió que le tomara unas fotos con el cartel enganchado del cuello, en el que se lee “abajo los dirigentes corruptos”, “en Cuba se pierde la sensibilidad humana”, y otras consignas de su autoría. Luego, partió a manifestarse públicamente. También portaba una bandera blanca. Fue detenido frente al Consejo de Estado y conducido al gobierno municipal de San Miguel del Padrón.

Por la tarde, llamó por teléfono para decirme que le habían devuelto el apartamento, aunque sin el envase de gas licuado, ni los interruptores, los tomacorrientes, las cazuelas y los pocos alimentos que poseía. Al menos logró uno de sus objetivos: tener un techo.


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *