We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

IMG_1323

Yusleydis Solís, como muchos jóvenes cubanos, estudió una licenciatura, con los recortes laborales, quedó desempleada, y hoy tiene que fregar platos en un paladar para sobrevivir

LA HABANA, Cuba -Yusleydis Solís llegó a la capital a comerse el mundo. Separada de su empleo como nutricionista en el Hospital Provincial Carlos Manuel de Céspedes, en Bayamo, y enviada a trabajar en la campaña anti vectorial en su municipio, no esperó la sentencia definitiva que se dará a conocer en el venidero diciembre.

Según relata para Cubanet, alrededor de 300 nutricionistas y dietistas, licenciados en esas especialidades en el territorio granmense, fueron “redimensionados” de sus profesiones y puestos a trabajar en un pesquisaje para detectar la presencia del dengue y otras enfermedades infectocontagiosas.

“Muchos de mis compañeros aún sueñan con que los reincorporen al ejercicio de su profesión, pero todos sufrimos la pesadilla de que la administración y el sindicato nos ofrecieran tres opciones alternativas de empleo: CVP (Cuerpo de Vigilancia Popular), construcción o agricultura, y yo no estudié para eso”.

La erradicación de personal y puestos de trabajo en el sector de la salud en Granma es alarmante, señaló. Son miles, sin contarnos a nosotros, que desde hace tres meses andamos de casa en casa, termómetro en mano, por barrios insalubres, de gente desnutridas y en condiciones habitacionales precarias.

La Malaria, Siboney, Manopla, Barrio Azul, Jabaquito, entre otros repartos periféricos de Bayamo, son los de mayor incidencia del dengue, y cuando existen crisis –que son cíclicas- los pacientes son concentrados en un centro provisional de salud conocido como El Patio, en el vecino municipio de Guisa.

Además, indicó, abundan las enfermedades diarreicas, diversas virosis y episodios febriles, causados por vectores, la mala calidad del agua, la insuficiente cocción de los alimentos, o el estado de éstos, a veces adulterados en  los centros de elaboración. Es preocupante el nivel insalubridad, agregó.

IMG_1325

Yusleidis dijo a Cubanet: “Nos ofrecieran tres opciones alternativas de empleo: CVP (Cuerpo de Vigilancia Popular), construcción o agricultura, y yo no estudié para eso”

De acuerdo con Yusleydis, enfrentar este cuadro epidemiológico permanente con profesionales de la nutrición y dietistas, es un contrasentido. Existen especialistas en el sector de la salud con perfiles afines a esta problemática, sin embargo, a ellos los envían a misiones al exterior y a nosotros al fuego.

Cuenta que sus colegas de la especialidad que laboraban en hogares para ancianos, mujeres en estado de gestación, círculos infantiles, escuelas y otras entidades que incluyen las comidas de sus atendidos, también están siendo enviados a otras labores en una disminución de plantillas que no tiene fin.

Al parecer, indicó, los cubanos no importan o ya no existe nada que hacer para mejorar los índices de nutrición, dada la recurrente y deficitaria dieta del cubano de a pie, que ve como sus médicos, especialistas y técnicos de la salud salen en misiones hacia el exterior en busca de dinero para el gobierno del país

Preguntada sobre su estancia en La Habana, respondió: Hasta el momento fatal. Trabajo como friega platos en la cocina de un paladar de un pariente que aunque no da mucho, sirve para empezar. Espero que a mis 25 años todavía tenga fuerzas para equilibrar esta caída en picada que me causo la revolución.

Para Yusleysis, “Cuba es un caos, pero lo peor de todo es que aún el Himno Nacional nos convoca “Al combate corred, bayameses”, pero ella se pregunta: ¿contra quién, hacia dónde, para qué?, si ahora la única cuestión de vida o muerte es luchar para sobrevivir, a lo largo y ancho de la isla.

vicmadomingues55@gmail.com


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *