We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

Marlines Lora Leyva (screenshot)

Marlines Lora Leyva (screenshot)

ARTEMISA, Cuba. -Para la señora Fidelia Lora Leyva la vida es una constante agonía, a esta mujer que reside en el Reparto 7 de diciembre, perteneciente al poblado de El Gabriel, ubicado en el municipio de Güira de Melena, en Artemisa, todo se le convierte en un tormento.

Ella al despertar cada día, ve como sus dos pequeños nietos no pueden tomarse un vaso de leche, porque esta familia no posee libreta de racionamiento, por la burocracia y el desentendimiento de las autoridades correspondientes.

Fidelia contó que tiene bajo su custodia los dos nietos pequeños: Ezequiel Morel Lora y Yisel Ruíz Lora, de dos y cinco años respectivamente. Nunca los niños -­desde que nacieron- han estado inscriptos en la OFICODA (Oficina de Control de Abastecimiento) y no tienen acceso a algún producto alimenticio por la cuota normada.

Plantea estar cansada de ir a diferentes lugares e instancias del Partido y el Poder Popular, con el fin de resolver la situación tan difícil que tienen, pero todo ha sido en vano.

Cuando nació la niña, que es la mayor, comenzaron los trámites correspondientes para la adquisición de la libreta, por el problema de la leche, ya ella tiene 5 años, el tiempo que hace que viven en ese lugar, y según cuenta, jamás nadie se ha preocupado de cómo están los muchachos.

Las condiciones de vida de esta familia son malas, no tiene dinero para poder comprar materiales -en bolsa negra- ya que lo que gana trabajando en el campo, que es la única fuente de ingresos en la casita, se destina para darle de comer a los “vejigos” como ella les llama, pero en estos momentos está desempleada.

Cuando nació el varoncito, la hija los abandonó a los dos y se fue, pero ella prefiere no hablar del problema por vergüenza. Ahora tiene la responsabilidad sobre los niños y nadie puede imaginarse cuántas situaciones difíciles le acarrea esto. En la escuela de la niña, no le pueden dar los libros, porque la dirección de su carné de identidad está en la provincia Mayabeque y en caso de que se rompan o pierdan no hay cómo cobrárselos. Como si la niña tuviera la culpa de esta nueva división de provincias.

Explica Fidelia que todo se le hace bastante difícil con esta gente (se refiere al gobierno), porque hubo un tiempo en que no permitía que le hablaran mal de la Revolución, cosa que ahora ella misma hace, porque considera que la marginan sin la más mínima piedad y tiene que asimilar que los niños carezcan de tantas cosas fundamentales para su desarrollo y crecimiento.

Esta mujer y nietos no tienen el privilegio que gozan los dirigentes de este país, mientras que a esos niños se les niega alimentación adecuada por trámites burocráticos y ajenos a su voluntad; durante el velorio de Fregio Bello, miembro del Buró Provincial del Partido Comunista de Cuba, en la provincia de Artemisa; quien sufrió un accidente automovilístico en el municipio de Candelaria, el pasado 11 de marzo, que le ocasionó la muerte instantánea; se distribuyeron: refrescos enlatados, bocaditos de jamón , café y leche con chocolate caliente. ¡Todo gratis!

(Marta Domínguez Calero)


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *