We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

441_la-consultaSan Agustín, La Lisa, Nelson Rodríguez Chartrand, (PD) La ciudadanía es el vínculo político- jurídico del individuo con el Estado, lo que me hace suponer que el consentimiento debe ser uno de los requisitos esenciales que debe prevalecer para su existencia y legitimidad, y con ello, la posibilidad de renunciar unilateralmente a ella.

El artículo 15 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos estipula:” Toda persona tiene derecho a una nacionalidad, a nadie se privará arbitrariamente de su nacionalidad ni del derecho a cambiar de ella”.

Entiéndase aquí nacionalidad y ciudadanía como una misma cosa, lo que significa que el ciudadano tiene derecho a renunciar a ella, siendo este un derecho humano fundamental.

Se contempla como una de las formas de pérdida de la ciudadanía la renuncia o expatriación automática y la autorizada.

La expatriación automática es la que se realiza unilateralmente por el ciudadano sin requerir autorización del estado, criterio éste que siguen las legislaciones de Francia, Alemania, Inglaterra, Estados Unidos, Chile y México, entre otros.

Para la expatriación o renuncia autorizada se necesita de la autorización del órgano estatal competente, criterio éste que siguen las legislaciones de los antiguos países socialistas de Europa, Japón, Perú y Cuba, entre otros.

La constitución cubana nada dice de ese derecho aunque los estudiosos de esta materia aseguran que la práctica seguida por las autoridades cubanas en este sentido es que sí se autoriza a través de una autorización administrativa mediante resolución ministerial, o sea, que se autoriza la expatriación autorizada.

Ahora bien, ¿realmente el ciudadano cubano puede renunciar a su ciudadanía? Claro que no, pues de ser posible ello, Cuba se convertiría en el país con más apátridas del planeta, se los aseguro.

Lo cierto es que el ciudadano cubano que reside en la Isla no tiene ninguna posibilidad de renunciar a su vínculo con el Estado, pues el criterio que el gobierno sigue al respecto es que para ello es requisito esencial que el ciudadano cubano resida permanentemente en el extranjero, lo cual está previsto en el proyecto de ley de ciudadanía pendiente de aprobar por el parlamento, decreto ley que denuncio de antemano por ser un instrumento más de la dictadura para mantener cautivos a sus ciudadanos.
nelsonchartrand@gmail.com; Nelson Rodríguez Chartrand


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *