We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

Lawton, La Habana, Juan González, (PD) La banda verdeolivo subordinada a la familia Castro anda desequilibrada e inarmónica luego que la ausencia del Supremo y sus feromonas políticas les han lanzado a múltiples desatinos, temores e inseguridades.

Mientras que por una parte, los cinco incompetentes espías liberados por el presidente estadounidense Barack Obama, han sido ubicados en espacios consagrados para privilegio de elegidos y así, han recibido viviendas en Miramar, Nuevo Vedado, etc., disponen de destinos laborales –botellas- desde donde vivir con opulencia el crédito mediático acumulado con la prisión idílica, sufrida o disfrutada en tierras del imperialismo, ahora se trata de mejorar las condiciones y reforzar incondicionalidades de represores asalariados muy necesarios aunque anónimos.

Tales represores asalariados y otros servidores armados de la élite gobernante van siendo ubicados entre el pueblo al que deben oprimir. De acuerdo con la jerarquía que ocupen en las estructuras verticalistas del régimen militar totalitario al que sirven, sus casas podrán ser bunkers más o menos enmascarados –los jefes de algo- con muros altos y gruesos y con recursos que regularmente se van por encima de los que están al alcance de la mayoría, o por decirlo de forma más sencilla, a la altura de las estructuras salariales impuestas.

Les ubican en zonas enunciadas en algún momento como de “alto potencial CR”, entre esos de quienes se sabe o se dice que detestan al régimen. Los de menor cuantía, reciben un apartamento en algún edificio levantado a la carrera donde consideren que hace falta y sin las condiciones de “seguridad y control” que disfrutan los jefes de algo en sus cómodos bunkers.

El fin de la ideología oficial impuesta en Cuba, combinado con el deceso del ex dictador Fidel Castro, han dejado un vacío muy sensible que solo puede ser llenado con prebendas y otras piezas de soborno. El populismo fascista que sustituirá a la cruel ficción marxista requiere reforzamientos.

A estas alturas, sin una ideología en que alguien crea y sin las feromonas políticas del culpable en jefe, solo quedan las prebendas y los sobornos. No hay cuentas ocultas en paraísos fiscales ni yates para todos, y Miramar tampoco alcanza para todos. Entonces, algo habrá que dar a quienes llevarán adelante la represión común contra el pueblo, a los que en nombre y en servicio del régimen maltratarán valientemente a mujeres y disidentes desarmados.

La pasada Nochebuena y la Navidad (24 y 25 de diciembre) fueron ilustrativas de esto. Podían recorrerse cuadras y cuadras y no se veía indicios de alegría, jolgorio o celebración de ningún tipo.

Una cuadra –aproximadamente 100 metros lineales- alberga por acera, en edificaciones, un promedio de entre 30 o cuarenta núcleos familiares. Pues bien, en la Nochebuena y Navidad habanera de 2016, solo dos o tres familias por cuadra tenían algo que celebrar. ¿Qué les parece?

De las fiestas navideñas que se celebraron cuando Cuba reía y su pueblo era libre y feliz, hoy nada o muy poco ha quedado. Entonces, para defender los privilegios del clan Castro y de los viles dispuestos a impartir órdenes criminales para sostenerle, resulta necesario acomodar y contentar a los viles dispuestos a cumplirlas.

La banda gobernante en Cuba anda estimulada con el éxito político que representó la derogación de la Posición Común. El fascismo que desde el castrismo desciende, llega con etiquetas socialistas prestadas. Son las facilitadas por esa izquierda dispuesta a apoyar dictaduras que se proclamen izquierdistas. También están los que por encima de todo colocan el comercio y las ganancias.

A la Unión Europea le ocurrirá que por preferir el comercio a la democracia, al final no conseguirá ni una ni otra cosa. La historia se repite. Dicen que Sir Winston Churchill le dijo a Sir. Neville Chamberlain a su regreso de Munich, “…le dieron a escoger entre la guerra y la deshonra, escogió la deshonra, pronto tendrá la guerra”. Y así fue.

¡Atentos con las nuevas movidas de la banda gobernante en Cuba!
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *