We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

MÉXICO.- El gobierno cubano viola muchos de los contenidos de la Convención de los Derechos del Niño de la ONU. El primero de ellos es trasladarlos a los “actos de repudio” contra los opositores. La utilización de los infantes y adolescentes en la observación de la violencia física y verbal contra los activistas, es una violación a sus derechos de bienestar físico y psíquico recogidos en la Convención de la ONU. En este caso, es el gobierno quien genera la violencia y la impone a los pequeños.

Hoy, no existe ninguna garantía contra la repetición de estos actos de violencia contra los niños y los adolescentes cubanos.

Las recomendaciones del Comité de la ONU que monitorea la aplicación de los Derechos del Niño a los Estados parte, le señalan al gobierno cubano los siguientes incumplimientos el 3 de agosto del 2011:

“…reitera su preocupación con respecto a la legislación vigente en el Estado parte, que fue promulgada antes de la Convención, en particular, al Código de la Familia, de1975; el Código de la Niñez y la Juventud , de1978; y el Decreto-Ley Nº 76, “De la adopción, los hogares de menores y las familias sustitutas”, de 1984. Al Comité le preocupa también que el Estado parte experimente dificultades para promulgar nuevas leyes o modificar la legislación vigente, incluido el proyecto de Código de la Familia.”

Más adelante señala:

“El Comité recomienda al Estado parte que adopte las medidas necesarias para que la difusión y promoción de los derechos del niño y sus esfuerzos encaminados a concienciar al público en general, y a los niños en particular, estén en consonancia con los principios de la Convención. El Comité recomienda también al Estado parte que adopte todas las medidas necesarias para ofrecer capacitación adecuada y sistemática sobre los derechos del niño, haciendo hincapié en su condición como titular de derechos, a todos los grupos de profesionales que trabajan directa o indirectamente con los niños, incluidas las fuerzas del orden, los maestros, el personal de la salud, los trabajadores sociales, y el personal que trabaja en todas las modalidades alternativas de cuidado de los niños.”

Con relación al papel de la sociedad civil cubana indica:

“El Comité toma nota de la información proporcionada durante el diálogo de que en Cuba están registradas más de 2.200 organizaciones de la sociedad civil. Sin embargo, al Comité le preocupa que con frecuencia las organizaciones de la sociedad civil, como la Federación de Mujeres Cubanas, la Unión Nacional de Juristas de Cuba y la Organización de Pioneros José Martí, sean consideradas entidades rigurosamente vinculadas al Gobierno. Preocupa también al Comité que la sociedad civil cubana no sea totalmente independiente y no haya participado o no haya sido consultada de manera suficiente en la formulación de la política y el desarrollo de los programas relativos a los niños, ni en el proceso de elaboración del informe al Comité de los Derechos del Niño.”

Sobre el castigo corporal a los niños, el comité señala:

“Si bien el Comité toma nota de que en el nuevo proyecto de Código de la Familia quedará eliminada la disposición que faculta a los padres para ‘corregir adecuada y moderadamente a los hijos’, como se indicó durante el diálogo, expresa preocupación por que en el Estado parte aún se mantengan en vigor las disposiciones que permiten a los padres y tutores administrar esos castigos a los niños (artículos 86 y 152 del Código de la Familia). Además, al Comité le preocupa que los castigos corporales se utilicen con frecuencia en las escuelas e instituciones sociales como medida ‘disciplinaria’.”

El Comité de la ONU sugiere:

“La elaboración de una estrategia nacional completa para prevenir y combatir todas las formas de violencia;

ii) La imposición de una prohibición legal explícita de todas las formas de violencia contra los niños; iii) La consolidación de un sistema nacional de recopilación, análisis y difusión de datos, y de un programa de investigación sobre la violencia contra los niños.”


Ninguno de estos incumplimientos han sido corregidos en el Código de Familia, en el Código de la Niñez y la Juventud, no se han tipificado las formas de violencia contra los niños ni las penalidades a los responsables en Código penal cubano. Para el gobierno cubano no hay violencia contra ellos en el país.

El Estado mantiene en secreto las estadísticas de violencia contra los niños, la cantidad de centros correccionales, la cantidad de población infantil y adolescentes en esos centros, las normas que allí están vigentes, el sistema de protección contra los atropellos a los niños, y no difunde los Derechos de la Convención del Niño de la ONU en la opinión pública nacional. La violencia intrafamiliar e institucional contra los infantes es un información oculta al escrutinio ciudadano y la prohibición de la ciudadanía a participar en las políticas públicas contra este tipo de violencia en el país sigue siendo un tema tabú en la opinión nacional. No es un problema de recursos económicos, es la política expresa de mantener en silencio los graves problemas que se acumulan en la Isla, aunque la creciente espiral de violencia deje en la indefensión a niños y adolescentes y se les sigan violando esos derechos que en primer lugar desconocen.

Todos los niños cubanos tienen que prometer ser como el Che en todos los matutinos de cada escuela, son conducidos a presenciar la violencia física y verbal contra los opositores, pero ninguno conoce cuáles son sus derechos y a quién acudir cuando son violentados. Por eso, llega a suceder, que quemen la Declaración Universal de los Derechos Humanos en una fogata improvisada y se desconozcan los casos de prostitución infantil y adolescente, ligados al turismo, algo que también señala el Comité de la ONU.


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *