We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

Yamilka Abascal y Rolando Casares junto a su pequeña hija (Archivo)

LA HABANA, Cuba.- Los activistas de la Mesa de Diálogo de la Juventud Cubana (MDJC) José Rolando Casares y Yamilka Abascal han sido condenados este miércoles por el Tribunal de San Juan y Martínez, Pinar del Río.

Casares recibió cinco años de trabajo correccional con internamiento, mientras Abascal deberá cumplir dos de prisión domiciliaria.

Casares fue juzgado el pasado 15 de febrero por los supuestos delitos de “desacato en su figura básica”, junto a dos delitos de “atentado” y “ultraje sexual”, y el mismo día Yamilka Abascal por el delito de “desacato de figura agraviada”.

Las condenas se harán efectivas en 10 días y los condenados tienen 72 horas para para apelar la sentencia.

Hace ocho meses, Casares y Yamilka intentaron viajar a La Habana, junto a otros activistas, para participar en una de las actividades de la MDJC y fueron interceptados a mitad de camino. Casares fue golpeado y despojado de su ropa en busca de información sensible de la organización. Un mes más tarde, Yamilka fue incriminada también, según los acusados para privarla de su posición de testigo.

El juicio se celebró el 15 de febrero pero quedó inconcluso a dictar sentencia el 24 del mismo mes. En esa ocasión tampoco le dieron una sentencia firme y les dijeron que en marzo decidirían.

El 8 de marzo a las 9 de la mañana supieron de la decisión de la fiscalía de San Juan.

De nada sirvió que la abogada del caso desmantelara “cada una de los testimonios” de los testigos de la fiscalía y se comportara de un modo “excepcional”, según palabras del mismo activista. Tampoco sirvió de mucho que su único testigo, Raudel Palacio Álvarez, contara los hechos “tal cual él los había visto”.

“La abogada pensó que la demora era para bien, pero lo que estaban esperando era a que bajáramos el nivel para ellos poder hacer de las suyas”, apunta Casares.

Tanto la abogada como los acusados esperaban que los resultados se inclinaran a su favor; sin embargo, las condenas solo variaron en su forma pero no en su contenido.

“Eso es estar preso igual”, se refiere José Rolando a su condena, “en vez de en la prisión del ‘5 y medio’, en la prisión ‘del 4’, que es en la carretera de San Juan. Y es a trabajar en el campo, en el carbón, en todos esos lugares”.

Yamilka Abascal no pudo hablar con Cubanet porque “está muy alterada”, según su esposo, y la prioridad es que su embarazo llegue a término.

Además del hijo que está por nacer, la familia ya cuenta con dos hijos pequeños.


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *