We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

Entrando en un edificio de oficinas en Miami, alguien gritó a mis espaldas: "¡Compañero!". Hacia años nadie me llamaba así, por obvias razones geográficas e ideológicas. Sabiendo de antemano que se trataba de un cubano, me volteé. "Compañero", insistió aproximándose, "¿me puede decir dónde queda la oficina de Fulano?". Después de orientarlo, pregunté si llevaba mucho tiempo acá. Por supuesto, dijo que no. Entonces le advertí: "No se acostumbra llamar compañeros a las personas en esta ciudad; más bien usamos señor y señora".

leer más


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *