We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

El Cerro, La Habana, Raúl L. Fonseca, (PD) Manuela, una anciana vecina del municipio Plaza nos cuenta que entre la música de los violines, y otros instrumentos musicales de la academia que está al lado de su casa, más los martillazos y el ruido del torno del taller del artesano del tercer piso, y los pregones gritados de los vendedores callejeros, para poder dormir, ha tomado pastillas hasta con ron. “Si no me he muerto, es un milagro de Dios”, dice.

Nadie la escucha, no tiene donde quejarse. “Todos vamos a morir por el insomnio en este edificio”, asegura.

La contaminación ambiental, las violaciones fiscales y los precios hacen que las ganancias que deben dejar los a los emprendedores exitosos se conviertan en un verdadero infierno para otros.

Cuanto más se desarrolla el mundo de los negocios privados en la Isla mayores violaciones hay de las leyes que tratan de preservar el medio ambiente.

El premio de la contaminación sonora, además del humo, se lo llevan los taxis privados, conocidos como “almendrones”. Pero según las licencias que expide el Ministerio del Interior, cuando los vehículos pasan la inspección por un aparato conocido como “somatón”, están en perfectas condiciones para circular.

Talleres de carpintería y artesanía, instalados en los pisos altos de edificios de vivienda, hacen que la vida de los vecinos sea infernal.

Academias de música, baile, bares, cantinas y discotecas, autorizadas a operar en lugares densamente poblados, hacen dudar que existan leyes que regulen el ambiente; aunque de todos es bien conocido que los muchos inspectores cubanos se caracterizan por tener mala audición y visión, pero los bolsillos muy largos.

Con independencia de la desobediencia ciudadana y las indisciplinas sociales, existe un organismo que decide si una actividad es dañina al medio ambiente: el Instituto de Planificación Física. Pero además, en la expedición de las licencias para poder desarrollar algunas de las actividades por cuenta propia, intervienen los distintos niveles de higiene y epidemiología del Ministerio de Salud Pública (MINSAP).

Otra arista de este problema que es el vertimiento de desechos sólidos en la vía pública, como subproducto de los establecimientos que usan los latones de basura destinados a la población.

Si bien los negocios privados en estos momentos están prestando servicios y dan su aporte al país, la contaminación ambiental no es un buen aliado para que se vea lo necesario que son.

comuni.red.comunitaria@gmail.com; Raúl Lázaro Fonseca; Teléfono: 53452139
*Red Cubana de Comunicadores Comunitarios


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *