We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

‘Nos toca explicarle a los clientes extranjeros que deben ahorrar el agua’
ADRIANA ZAMORA | La Habana | 31 de Mayo de 2017 – 18:49 CEST.

Aunque el problema de la falta de agua no es nuevo en La Habana,
la reciente rotura de un vía de distribución principal en la conductora
Cuenca Sur ha causado revuelo y concentrado la atención de los
habitantes de la capital.

“Nunca había visto tanto seguimiento de una rotura”, comenta Luis,
vecino de La Habana Vieja, municipio que desde hace años ha tenido
problemas regulares con el abasto de agua. “En todos los periódicos se
ha tratado el tema, el Canal Habana ha hecho reportajes entrevistando a
los especialistas de Aguas de La Habana, en fin, un montón de información”.

La prensa oficial incluso publica los horarios en los que será
suministrada el agua a cada localidad afectada. El zafarrancho
informativo sería una señal de cuánto preocupan al Gobierno las
consecuencias de una rotura que afecta a todos los municipios de la
ciudad en mayor o menor medida.

La Habana Vieja es uno de los que se abastece a través de Cuenca Sur y,
por tanto, está entre los más afectados.

“En mi zona nunca falta el agua”, asegura Julia, vecina de San Isidro.
“Por ahora seguimos teniendo un poco cada día, pero se va rápido y eso
no pasaba antes. Al menos me da tiempo para llenar el tanque y con eso
voy tirando”.

A la zona de la Plaza de Armas el Gobierno ha enviado pipas para los
establecimientos estatales, pues allí no llega suministro alguno.

“Por lo menos en el Palacio de los Capitanes Generales hay porque
mandaron unas pipas”, comenta un vecino. “La gente que trabaja en
lugares estatales viene a buscar agua en cubos para limpiar, porque las
pipas no son para todos”.

Algunos piensan que, dado que los problemas con el agua son habituales
en La Habana Vieja, la afectación se nota mucho más en otros municipios.

Sin embargo, en Centro Habana algunos vecinos aseguran que la
distribución es la misma de siempre. En la zona de Carlos III, donde las
tuberías son muy antiguas, es habitual que tengan afectaciones.

“Estamos igual que siempre”, comenta una vecina de la zona.

Un vecino de Los Sitios asegura que en su barrio siempre hay agua:
“Ahora mismo tenemos agua, pero en mi casa estamos ahorrando de todas
formas, para que no vaya a faltar”.

El Vedado sí ha sido afectado en su totalidad. Muchas cafeterías
privadas han cerrado y los vecinos se mantienen en constante estrés.

“En mi zona, por 23, está entrando un poquito todos los días, pero muy
poquito, que casi no alcanza para nada”, dice Elena. “Te puedes bañar y
cocinar, fregar más o menos, pero olvídate de lavar, limpiar o descargar
el baño como se debe”.

Pablo, trabajador estatal, asegura que en la zona del Hospital
Cardiovascular (17 y A) no entra el agua hace días.

“En toda esta zona de Paseo no ha entrado ni gota. Es verdad que al
hospital le entra una pipa cada 10 minutos y a los hoteles también los
abastecen, pero los vecinos no sé cómo viven”.

Una trabajadora de un hotel cercano, que pidió no ser identificada
comenta: “Imagínate, nos toca explicarle a los clientes extranjeros que
tienen que ahorrar el agua. Tenemos por las pipas, pero si no la
administramos no nos dura nada. Hasta ahora, todos son receptivos”.

Cerca del puente Almendares tampoco entra el agua desde el sábado
pasado. Los vecinos han estirado lo que pudieron recoger, porque tampoco
reciben servicio de pipas.

“Si mañana no entra el agua o no nos traen pipas, colapsamos”, se
lamenta un habitante de la zona. “Yo creo que colapsa el Vedado entero,
porque todos estamos igual”.

En algunos municipios de la periferia, poco mencionados en los
comunicados oficiales, se ha sentido también la afectación.

“A nosotros nos explicaron que iban a desviar el agua para abastecer a
los municipios afectados”, dice Nancy, de Guanabacoa. “Así que el agua
nos está entrando poquita y cada tres días. Estamos afectados igual”.

Indira, quien trabaja en una casa de huéspedes particular en el reparto
Guiteras, asegura que el negocio se ha tenido pérdidas.

“Algunos huéspedes se quedan y usan el cubito de agua, pero la mayoría
no alquila”.

“Aquí entró el agua hace dos días”, dice Reynier, vecino de Regla. “Pero
duró un par de horas. Estamos sobreviviendo con lo que pudimos recoger
en ese momento”.

En Alamar, también se está viviendo con lo que los vecinos tienen
guardado en sus tanques. Los edificios con cisternas más grandes han
podido administrar el agua para poner un poco todos los días.

“Esperamos una hora en que esté todo el mundo en la casa y ponemos el
motor”, explica la encargada de un edificio en la Zona 6. “No alcanza
para mucho, pero al menos tenemos un poquito diario”.

El supuesto desvío de agua de la periferia hacia el centro ha afectado a
estos barrios, pero no a otros, que se consideran privilegiados.

Elizabeth, residente en Miramar, asegura que su barrio no ha tenido
ninguna afectación.

“En Quinta Avenida nadie se ha enterado. Como es zona de embajadas
tienen que caer raíles de punta para que falte el agua. Lo mismo pasa en
Nuevo Vedado. Allí viven un montón de militares y gente del Gobierno,
así que no falta el agua y, en los lugares donde ha faltado, las pipas
están seguras para las casas particulares, no como en el Vedado, que
nada más llenan los hoteles y los hospitales”.

Según los reportes del Canal Habana, se ha previsto que este jueves esté
terminada la reparación de la conductora afectada en Quivicán. Incluso
se han explicado a la población los detalles técnicos del arreglo. Todos
esperan que en la madrugada del jueves ya esté entrando el agua en sus
casas.

“Hace falta que sea cierto —dice el vecino del puente Almendares— porque
no creo que podamos aguantar sin agua y sin pipas. También hay que ver
que sea una reparación seria, no un parche como los que ellos hacen. No
nos sirve de nada arreglar ahora para que dentro de un par de meses se
vuelva a romper”.

Source: ‘Nos toca explicarle a los clientes extranjeros que deben
ahorrar el agua’ | Diario de Cuba –
www.diariodecuba.com/cuba/1496249390_31540.html


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *