We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

Mario J. Penton

Los comunicadores independientes en la Isla son víctimas de una escalada represiva, según una denuncia presentada este lunes por el Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH), con sede en Madrid. La voz de alarma dada por el organismo coincide con un aumento de las denuncias de periodistas de la Isla debido a las persecuciones y trabas que sufren por parte del Gobierno a la hora de ejercer su profesión.

"El pasado 20 de junio Henry Constantín y Sol García, periodistas de La Hora de Cuba y colaboradores de 14ymedio, no pudieron participar en un evento en Miami porque sobre ellos pesa una acusación por el presunto delito de 'usurpación de la capacidad legal', que según las leyes cubanas les impide viajar fuera del país", denunció el OCDH.

Según la organización no gubernamental, el Gobierno cubano había mantenido una especie de "moratoria" en la represión contra los periodistas independientes, pero la estrategia parece haber cambiado en las últimas semanas con acciones como las ejecutadas contra Henry Constantin, Sol García Basulto y Manuel Alejandro León Velázquez.

Tanto a Constantín como a García Basulto las autoridades les prohibieron expresamente el ejercicio del periodismo en la Isla y les abrieron un proceso judicial criticado desde diversos foros internacionales, entre ellos la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP).[[QUOTE:La abogada y activista por los Derechos Humanos, Laritza Diversent, explicó a '14ymedio' que existen más de 300 figuras dentro del Código Penal para reprimir a la disidencia y el periodismo en la Isla]]El OCDH también denunció la detención del periodista Manuel Alejandro León Velázquez, colaborador de Radio Martí y Diario de Cuba. León regresaba de un viaje a España y ha sido acusado de "usurpación de la capacidad legal, asociación para delinquir y difusión de noticias falsas", según la organización.

Las acusaciones contra los tres comunicadores se apoyan en el artículo 149 del Código Penal cubano, que castiga a quien realice "actos propios de una profesión para cuyo ejercicio no está debidamente habilitado". De ser juzgados por ese delito podrían hacer frente a una condena de hasta un año de privación de libertad.

En Cuba todos los medios de comunicación pertenecen al Estado, según la Constitución de 1976. Sin embargo, la ausencia de una Ley de Medios ha permitido el florecimiento de la prensa independiente con portales como El Estornudo, El Toque, Cubanet, CiberCuba, Diario de Cuba, Periodismo de Barrio, On Cuba, entre otros.[[QUOTE:En Cuba todos los medios de comunicación pertenecen al Estado, según la Constitución de 1976. Sin embargo, la ausencia de una Ley de Medios ha permitido el florecimiento de la prensa independiente]]La abogada y activista por los Derechos Humanos Laritza Diversent, recientemente refugiada en Estados Unidos, explicó vía telefónica a 14ymedio que existen más de 300 figuras dentro del Código Penal para reprimir a la disidencia y el periodismo en la Isla.

"La Seguridad del Estado está buscando diferentes estrategias para encausar penalmente todo tipo de disidencia o crítica en Cuba", explicó Diversent, presidenta del grupo legal Cubalex, que salió al exilio tras un operativo de la policía y de la Seguridad del Estado en su contra.

"Tanto la actividad económica ilícita como la usurpación de la capacidad legal no son más que recursos para castigar cualquier tipo de activismo dentro de la Isla. La inseguridad jurídica es muy alta porque tanto la ley penal como la ley de procedimiento penal se han diseñado como herramientas de represión", dijo Diversent.

El periodista independiente Maykel González Vivero, quien fue detenido el pasado octubre en Guantánamo y sufrió la confiscación de sus medios de trabajo cuando cubría la recuperación en Baracoa tras el paso del huracán Matthew, confirmó las dificultades para ejercer la profesión en la Isla.[[QUOTE:El año pasado la SIP destacó la tímida rebelión de algunos periodistas oficiales contra la política informativa dirigida desde el Partido Comunista]]"No tenemos una ley que nos respalde y proteja el ejercicio del periodismo, estamos a merced de la arbitrariedad de las autoridades", denunció. En aquella ocasión un equipo de corresponsales de Periodismo de Barrio corrió la misma suerte que González Vivero.

Otras publicaciones independientes, como la revista Convivencia, han sido hostigadas durante el último año con la detención de miembros de su equipo editorial y amenazas por parte de las autoridades a sus colaboradores. El corresponsal extranjero Fernando Ravsberg ha sido amenazado con la expulsión del país e incluso con "romperle los dientes" por las entradas críticas que publica en su blog personal Cartas desde Cuba.

El año pasado la SIP destacó, sin embargo, la tímida rebelión de algunos periodistas oficiales contra la política informativa dirigida desde el Partido Comunista. Entre los ejemplos citados por la SIP estaba una carta firmada por jóvenes periodistas publicada por el diario Vanguardia de Villa Clara, en la que reclamaban su derecho a colaborar con otros medios.

La SIP también recordó el caso del periodista de Radio Holguín expulsado del medio durante cinco años por hacer público el contenido de una conferencia en la que Karina Marrón, subdirectora del diario Granma, comparaba la situación del país a la de los años 90, cuando ocurrieron protestas masivas en La Habana conocidas como el maleconazo.


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *