We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

14ymedio

El activista de la Unión Patriótica de Cuba, Jorge Cervantes, cumple este lunes 27 días en huelga de hambre en la prisión de Potosí (provincia de las Tunas) como protesta por el delito de desacato por el cual fue encarcelado y que la esposa del activista, Grechent Alfonso, considera "una represalia".

El pasado 22 de mayo el matrimonio acusó a un teniente coronel de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) de haber robado en su domicilio. Tan solo un día después Cervantes fue detenido.

"Suman tres allanamientos en mi casa y se han llevado hasta cosas personales mías y de mi hija, así que fuimos a denunciar al teniente Reinaldo Jiménez a la Fiscalía Militar", explica Grechent.

Alfonso contó a 14ymedio que pudo visitar a su marido en la cárcel el pasado viernes durante unos 20 minutos. "No me querían dejar verlo pero fui a la prisión de Potosí y manifesté que hasta que no lo viese yo no iba a salir de ahí", afirma.[[QUOTE:El pasado 22 de mayo el matrimonio acusó a un teniente coronel de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) de haber robado en su domicilio. Tan solo un día después Cervantes fue detenido]]"Él está en muy malas condiciones, mi esposo está flaco, deteriorado. Lo están torturando y está durmiendo en el cemento", lamenta.

Su esposa sostiene que, aunque los funcionarios del complejo penitenciario le informan de que Cervantes "está bien" y que "le toman los signos vitales diariamente", durante la visita del viernes éste le dijo que todo eso "es una gran mentira" porque el médico solo va "de vez en cuando".

Alfonso explica que, como el activista de la Unpacu ya no puede caminar, "los militares lo arrastran por el piso cuando tienen que moverlo" y por eso "tiene todo los dedos de los pies pelados".

La rutina de Cervantes es la misma desde hace casi un mes. "Cada día lo dejan 17 horas en una celda fría, a las afueras del penal, desnudo, sin darle ni una sábana. Se tiene que tapar con una colcha de trapear el piso para poder abrigarse", explica su mujer.

Denuncia que en esa celda "hay alacranes y arañas" y que nadie va hasta ese lugar. Los guardias tienen prohibido hablar con el opositor.

Alfonso señala que los vigilantes en la cárcel de Potosí, ubicada a unos 15 kilómetros de la ciudad de Las Tunas, le han explicado que "la Seguridad del Estado es la que lo tiene allí" y que "son ellos los que deben decir si puede ir al hospital o no".

"Quieren torturarlo bajo esas condiciones para ver si come pero mi esposo dice que él no va a tomar alimentos porque no ha cometido ningún delito", defiende la pareja de Cervantes.[[QUOTE:Después de casi un mes de huelga de hambre el activista exige que lo liberen de inmediato y se niega a aceptar los cargos por desacato]]Después de casi un mes de huelga de hambre el activista exige que lo liberen de inmediato y se niega a aceptar los cargos por desacato, afirma Alfonso, quien responsabiliza de la actual situación al teniente coronel Jiménez.

"En un principio me dijeron que estaba en celda de castigo porque se negaba a usar el uniforme pero ahora allí ya no me dan esa excusa, me dicen que es porque no está comiendo", explica la mujer.

La vivienda de Jorge Cervantes estuvo en la lista de las allanadas a principios de este año por la policía, un hecho denunciado por miembros de la Unpacu y por varios medios independientes.

En 2011 Cervantes fue encarcelado por colocar carteles antigubernamentales y fue liberado tras ser incluido en la lista de 53 presos políticos excarcelados por un pacto con el Gobierno de EE UU, pese a que ya había cumplido la totalidad de la condena en aquel entonces.


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *