We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

Martha Gellhorn recogió su ropa, puso a última hora en la maleta las cuartillas tachadas y revisadas de un relato que no acababa de cuajar y salió a toda velocidad de Finca Vigía, una quinta de recreo a 25 kilómetros de La Habana. En el portalón de la entrada se encontró con el médico español José Luis Herrera Sotolongo y le dijo: "No soporto más a este hombre".

leer más


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *