We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

Los Pinos, Arroyo Naranjo, Nelson Rodríguez Chartrand, (PD) El caso de los hermanos Omar y Onésimo Rosabal Sotomayor ya ha sido publicado en éste espacio de libertad, recuerden el artículo titulado “Dos Hermanos y una injusticia“, publicado en PD#465 en enero de este año.

En síntesis, como recordarán, en dicho artículo se denuncia la corrupción y la arbitrariedad que contaminan hoy al sistema de justicia cubano, así como el irrespeto total a los derechos humanos y a la propiedad privada como principio y fin de todos los derechos.

A Omar le fabricaron de forma burda, un delito de proxenetismo y trata de personas, a su hermano Onésimo, lo inculparon de coacción por el sólo hecho de acumular pruebas irrefutables que demostraban la inocencia de su hermano. Hoy, Omar se encuentra en prisión hace ya más de un año, condenado a ocho años de privación de libertad. Onésimo, cumple una sanción de un año de privación de libertad sin internamiento. Casa y finca han sido confiscadas por el Estado y hasta sobre la bóveda familiar pesa orden de confiscación. Como la esperanza es la alternativa a que nos agarramos desesperados, nos aferramos a ella cuando nos encontramos sin solución alguna para nuestros problemas. Así es como se encuentran en estos momentos, Omar, Onésimo y su familia. Todos ellos tienen las esperanzas puestas en la última posibilidad que les queda por la vía judicial, el Procedimiento de Revisión.

Hace unos días tuve el privilegio y el placer infinito de ser portador de una muy agradable noticia que devolvió la vida y afianzó una esperanza en el alma de Nancy Sotomayor Arsís, madre de los hermanos Rosabal Sotomayor.

Resulta ser, que Simón Najjar, ciudadano canadiense, pieza clave en el proceso incoado contra Omar Rosabal por ser el turista extranjero que supuestamente realizaba relaciones sexuales con jóvenes en la habitación alquilada legalmente por Omar, motivo por el cual fue sancionado éste por el delito de proxenetismo, me envía un email en respuesta a uno enviado anteriormente, en el cual accede a emitir una declaración que pondría en ridículo al sistema de justicia cubano y dejaría claro la inocencia de Omar. Una actitud honesta y humana, sin lugar a dudas.

En mismo expresa que cuando fue detenido por espacio de dos semanas mientras se encontraba de turista en Cuba, fue coaccionado e instigado a declarar en contra de Omar, lo que no hizo, por considerar a Omar un hombre justo, no obstante, le hicieron firmar un documento que por su desconocimiento del idioma español, no supo nunca lo que decía en realidad, documento que rubricó con su nombre, pero no con su firma, con la esperanza de que no fuera autenticado por el tribunal.

Quisiera poder describir el reflejo del rostro de la sufrida madre, pero fue indescriptible. Vi la mismísima vida penetrar en el cuerpo de la anciana, fue una experiencia nunca antes vivida. Pero el entusiasmo, en las dictaduras, constituye, casi siempre, un obstáculo para enfrentar las frustraciones que casi seguro sobrevienen y eso fue lo que le sucedió a Nancy. Dos días después tuve la desdicha de ser portador de una noticia, pero ésta vez muy desalentadora, indignante y penosa: El Consulado de Cuba en Canadá, se negó a legalizar la declaración de Simón Najjar. Una vez leída la declaración, en su totalidad, se negaron a tramitar su legalización, expresó Simón en éste email.

De ésta manera, sin lugar a dudas, podemos apreciar cómo las violaciones de los derechos humanos del gobierno cubano sobrepasan los límites de su territorio, y afectan, además, a personas que se encuentran fuera de su soberanía. Sí señores, a Simón Najjar, ciudadano canadiense, le fue negado su derecho de expresión.

Vuelvo a llamar la atención a los gobiernos de la Comunidad de Naciones, así como a las Naciones Unidas y a cuantas organizaciones e instituciones internacionales de derechos humanos existan, que acaben de tomar medidas severas para evitar se expandan por el mundo las crueldades del gobierno cubano. Bueno será que recuerden siempre que, quien se muestra indiferente ante la injusticia, se hace cómplice de ella.

Ayer me llamó Onésimo Rosabal Sotomayor y desesperado me dijo, que su madre Nancy quería realizar lo que posiblemente sería su última denuncia, pues sentía que la vida se le escapaba, la cual propongo, acompañar a éste artículo.
nelsonchartrand@gmail.com; Nelson Rodríguez Chartrand
Véase: DOS HERMANOS Y UNA INJUSTICIA; PD#465; Enero 2017


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *