We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

Manual de la poca vergüenza
[29-06-2017 00:12:03]
Martín Guevara Duarte
Escritor

(www.miscelaneasdecuba.net).- Guarapo le pasó la cuenta a las churris
más cotizadas, burguesas y por supuesto ajenas al comunismo del momento,
incluida Ava Gardner y a alguna que otra pájara pinta también, según se
comentaba en los mentideros habaneros.
Se zampó los mejores jamones y las langostas más exquisitas.

Pescó en las aguas más cristalinas a bordo de los mejores yates que
elegía para él, con invitados de lujo nunca cubanos, nunca de países
socialistas y ni siquiera comunistas, siempre ricos y famosos, amantes
del vil metal y de la buena vida como Gabriel García Márquez, Oliver
Stone, Gerard Depardieu, o Barbara Walters.

Dio entrevistas sólo a periodistas norteamericanos, a algún italiano
como Miná o brasileño como Frei Beto, nunca a un cubano que no fuese la
quintaesencia del chicharrón obsecuente “Guatacandy” y sucedáneos, con
la honrosa excepción de una joven María Elvira Salazar en una de sus
visitas a New York.

Se sacó todas las compañías molestas de encima y taló todos los árboles
rectos de su entorno cuyas sombras evidenciaban su naturaleza retorcida.

Se bebió los mejores caldos, vinos españoles de las mejores cosechas a
lo largo de todos los gobiernos hispanos, los mejores franceses cuando
Mitterrand e italianos cuando Craxi, un fenómeno bebiendo caro, puliendo
divisas en el mejor bouquet. Bebía ron Isla del Tesoro, de cuatrocientos
euros la botella, una entelequia para el resto de cubanos.

Guarapo no se fue a vivir a Alamar, en el famoso emprendimiento
revolucionario de microbrigada que tanto alababa, aunque tuvo una linda
casa en Cojimar de esas que poseía decenas en el territorio nacional,
justo a la entrada de Alamar antes de que este barrio obrero se
convirtiese en la bandera estética del socialismo “bachiplanero”, ni se
fue a vivir a Párraga ni a Jatibonico, sino que prefirió algo más
exclusivo, seguía inclinado como en sus años mozos por lo Chic, nada más
ni nada menos que el área más suntuosa de Cuba, que se comenzó a
construir en 1911 como un exclusivo club y campo de golf, con edificios
magníficos y que luego se convirtió en el Havana Biltmore Yacht and
Country Club, uno de los sitios más caros del continente.

Cuando enfermó no hizo ni siquiera el amago de usar su tan cacareada
medicina cubana, se hizo llevar una eminencia del Hospital Gregorio
Marañón de Madrid para cerrar con calculados pespuntes la hendija por
donde penetraba su permanente terror a la muerte, el mismo miedo que lo
llevaba viajar con ingentes cantidades de efectivos militares y fuertes
y costosas medidas de seguridad, en una ocasión llegó a viajar con
quinientos guardaespaldas a Buenos Aires aquél que cacareaba “Patria o
Muerte” pensando más bien en “Trasero cómodo y Muerte a los molestos”
rodeado siempre de hordas de genízaros.

Reprimió a todo religioso durante los años en que la URSS era la tubería
de sangre y clorofila de sus caprichos, luego sin inmutarse besó las
manos de tres Papas diferentes e hincó la rodilla para ser absuelto de
sus crímenes más que pecados, sin aguardar el dictamen de la Historia.
Guarapo estiró todo lo que pudo su vida en un estado lamentable, gastó
gruesas cantidades del dinero del paupérrimo pueblo cubano para poder
vivir un día más.

Este pillo crack hizo su particular “Robolución” personal e
intransferible desde la Sierra Maestra hasta el Havana Biltmore Yacht
and Country Club, para pasársela pipa, chachi, joya, de mil maravillas a
costa de millones de pajueranos que quedaron en la Isla, de otros
millones que se fueron, y de unos cuantos que entre el paredón, la
prisión, la locura, las noventa millas marítimas mortaja de hordas de
desesperados, las guerras de África, la marginación y el alcoholismo
suman cientos de miles de vidas segadas, y así y todo, aún hoy, hay
quien sigue yendo a la Plaza de la Involución transpirando chorros de
obsecuencia con chispa de tren y pasta de oca para dar vivas a la
sempiterna momia del viejo bribón.

Guarapo le pasó la cuenta a las churris más cotizadas del momento,
incluida Ava Gardner y a alguna que otra pájara pinta también, según se
comentaba en los mentideros habaneros.
Se zampó los mejores jamones y las langostas más exquisitas.

Pescó en las aguas más cristalinas a bordo de los mejores yates que
elegía para él, con invitados de lujo nunca cubanos, nunca de países
socialistas y ni siquiera comunistas, siempre ricos y famosos, amantes
del vil metal y de la buena vida como Gabriel García Márquez, Oliver
Stone, Gerard Depardieu, o Barbara Walters.

Dio entrevistas sólo a periodistas norteamericanos, a algún italiano
como Miná o brasileño como Frei Beto, nunca a un cubano que no fuese la
quintaesencia del chicharrón obsecuente “Guatacandy” y sucedáneos, con
la honrosa excepción de una joven María Elvira Salazar en una de sus
visitas a New York.

Se sacó todas las compañías molestas de encima y taló todos los árboles
rectos de su entorno cuyas sombras evidenciaban su naturaleza retorcida.

Se bebió los mejores caldos, vinos españoles de las mejores cosechas a
lo largo de todos los gobiernos hispanos, los mejores franceses cuando
Mitterrand e italianos cuando Craxi, un fenómeno bebiendo caro, puliendo
divisas en el mejor bouquet. Bebía ron Isla del Tesoro, de cuatrocientos
euros la botella, una entelequia para el resto de cubanos.

Guarapo no se fue a vivir a Alamar, en el famoso emprendimiento
revolucionario de microbrigada que tanto alababa, aunque tuvo una linda
casa en Cojimar de esas que poseía decenas en el territorio nacional,
justo a la entrada de Alamar antes de que este barrio obrero se
convirtiese en la bandera estética del socialismo “bachiplanero”, ni se
fue a vivir a Párraga ni a Jatibonico, sino que prefirió algo más
exclusivo, seguía inclinado como en sus años mozos por lo Chic, nada más
ni nada menos que el área más suntuosa de Cuba, que se comenzó a
construir en 1911 como un exclusivo club y campo de golf, con edificios
magníficos y que luego se convirtió en el Havana Biltmore Yacht and
Country Club, uno de los sitios más caros del continente.

Cuando enfermó no hizo ni siquiera el amago de usar su tan cacareada
medicina cubana, se hizo llevar una eminencia del Hospital Gregorio
Marañón de Madrid para cerrar con calculados pespuntes la hendija por
donde penetraba su permanente terror a la muerte, el mismo miedo que lo
llevaba viajar con ingentes cantidades de efectivos militares y fuertes
y costosas medidas de seguridad, en una ocasión llegó a viajar con
quinientos guardaespaldas a Buenos Aires aquél que cacareaba “Patria o
Muerte” pensando más bien en “Trasero cómodo y Muerte a los molestos”
rodeado siempre de hordas de genízaros.

Reprimió a todo religioso durante los años en que la URSS era la tubería
de sangre y clorofila de sus caprichos, luego sin inmutarse besó las
manos de tres Papas diferentes e hincó la rodilla para ser absuelto de
sus crímenes más que pecados, sin aguardar el dictamen de la Historia.
Guarapo estiró todo lo que pudo su vida en un estado lamentable, gastó
gruesas cantidades del dinero del paupérrimo pueblo cubano para poder
vivir un día más.

Este pillo crack hizo su particular “Robolución” personal e
intransferible desde la Sierra Maestra hasta el Havana Biltmore Yacht
and Country Club, para pasársela pipa, chachi, joya, de mil maravillas a
costa de millones de pajueranos que quedaron en la Isla, de otros
millones que se fueron, y de unos cuantos que entre el paredón, la
prisión, la locura, las noventa millas marítimas mortaja de hordas de
desesperados, las guerras de África, la marginación y el alcoholismo
suman cientos de miles de vidas segadas, y así y todo, aún hoy, hay
quien sigue yendo a la Plaza de la Involución transpirando chorros de
obsecuencia con chispa de tren y pasta de oca para dar vivas a la
sempiterna momia del viejo bribón.

Source: Manual de la poca vergüenza – Misceláneas de Cuba –
www.miscelaneasdecuba.net/web/Article/Index/595429b33a682e03684917ba#.WVUtfoiGP6Q


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *