We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

Arroyo Naranjo, La Habana, Luis Cino, (PD) La ansiedad en la espera por el anuncio de cuál será la política hacia Cuba de Donald Trump ha puesto a muchos cubanos a hablar boberías y disparates. A hablar mierda, como decimos por acá.

Principalmente la hablan los que están locos por largarse de la isla y librarse de la miseria y la opresión y creen que Trump, con lo anti-inmigrante que es, va a reinstaurar la política de pies secos-pies mojados que eliminó Obama, e incluso, se atreven a soñar que va a multiplicar el número de visas que asigna el Departamento de Estado para los cubanos que desean emigrar a los Estados Unidos (¡!).

También están los aprensivos, que temen que al magnate devenido en presidente de los Estados Unidos le dé por eliminar –no sé cómo sin lograr la aprobación del Congreso- la Ley de Ajuste Cubano, quiero decir, lo que Obama dejó de ella.

Y cómo no, las tonterías que dicen ciertos opositores que se mostraban más trumpistas que Melania, Ivanka y Mike Pence juntos, que no quieren dar su brazo a torcer y siguen creídos de que Trump, él sí, ahora sí, va a apretarle las clavijas al régimen castrista hasta ponerlo de rodillas o hacerlo reventar.

Ni siquiera se han desencantado con la propuesta del presupuesto que ha hecho Trump, donde no hay un centavo asignado a la ayuda a la oposición pro-democrática en Cuba. Con aire de quien se las sabe todas y con una fe inquebrantable, digna de mejor causa y que da pena, los opositores trumpistas dicen que Trump sabe lo que hace…

El régimen, ladino, está expectante, pero disimula el nerviosismo, que no debe ser demasiado, porque en caso de que Trump se ponga hostil, aun así, sacarán provecho, pasarán el pestillo al portón que no se decidieron a abrir cuando Obama les dio la oportunidad, y se atrincherarán, que es para lo que mejor están preparados.

¿De veras alguien cree que Cuba es una prioridad para Trump, tan ocupado como está con los lanzamientos de misiles del sicópata Kim Jong Un, Siria, el Daesh, Ucrania, Putin, los ayatollahs iraníes, el Mar de la China Meridional, y sobre todo, las revelaciones de Comey que pudieran conducirlo a un impeachment?

Se espera que esta semana, cuando viaje a Miami, Trump acabe de definir cuál será su política hacia Cuba y qué revertirá de la política de Obama. Supongo que estando en Miami, tratará de quedar bien con los políticos cubano-americanos y el exilio más radical, como los veteranos de la Brigada 2506, que lo apoyaron durante las elecciones.

Probablemente ponga límites a los negocios con las empresas militares cubanas, que son las que controlan, entre otras cosas, el turismo. Pero no creo que imponga nuevas restricciones a los viajes de los norteamericanos a Cuba. Hay mucho dinero en juego y Trump, hombre de negocios al fin, piensa ante todo en el bolsillo.

Aunque con Trump nunca se sabe, no creo que limite los viajes de los cubano-americanos y el envío de remesas, porque Miami es el peor escenario posible para meterse en eso. Miami, además de ser el hogar de Marco Rubio -con el que no mucho compromiso tiene con tanto que lo mortificó antes de que lo nominaran como candidato por el Partido Republicano-, lo es también de muchos millares de cubanos que no están dispuestos a dejar morir de hambre a sus familiares en Cuba, aun cuando sepan que su dinero, al final del camino, va a parar a las arcas de la dictadura.

¿Y el embargo? Bien, gracias. No es muy probable que sea reforzado lo que va quedando de él, por las pérdidas monetarias que significaría para algunas empresas norteamericanas. Pero, ojo: el gobierno de Trump acaba de imponer la primera multa a una empresa, la Honda Finance, por violar las leyes del embargo.

Tal vez con mis vaticinios me sumo a los cubanos que hablan boberías por estos días, en lo que esperan por los anuncios de Trump. No me hagan mucho caso. Les confieso que no soporto a Trump. Nunca me había disgustado tanto un presidente norteamericano. Hasta ahora no ha hecho algo con lo que esté de acuerdo. Dudo que con respecto a Cuba sea más acertado y coherente que en otros asuntos. Ya veremos.
luicino2012@gmail.com; Luis Cino


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *