We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

Marcelo Hernández

Días antes de que el presidente estadounidense Barack Obama llegara a Cuba, se plantaron a la carrera seis palmas reales frente al emblemático Capitolio de La Habana. Las plantas estuvieron listas para las fotos que hicieron los cientos de periodistas extranjeros que también arribaron a la Isla para aquella histórica visita, pero antes de cumplir un año todas murieron.

Por estos días, en que muchos se preguntan qué va a pasar con la relación entre ambos países, las autoridades han colocado nuevos ejemplares del árbol nacional en los céntricos canteros a pocos metros de la escalinata. Pero estos ya no parecen un emblema de los tiempos del deshielo sino que, más bien, se ven algo desmayados como la diplomacia entre la Casa Blanca y la Plaza de la Revolución.

El empleado que cuida la entrada lateral al edificio asegura que “desde que las sembraron no las han venido a regar” y ya empiezan a verse en sus hojas los primeros síntomas del decaimiento bajo el intenso sol de este mes de junio. “Hará falta que Donald Trump visite el país”, bromea el hombre, para ver si las palmas reales reciben el refrescante alivio del agua. 


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *