Calendar

August 2017
MTWTFSS
« Jul  
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031 

We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

El Cerro, La Habana, Emaro (PD) Delante de mí tengo un número de The New Yorker del 24 de noviembre de 2003. Entre los trabajos que trae, destaca uno, probablemente el más extenso de toda la publicación, un ensayo realizado por una persona muy cercana a los jefes militares norteamericanos en Irak luego del derrocamiento de Saddam Hussein.

Mientras leo, veo a Cuba durante una ocupación norteamericana. Los gringos han bombardeado para traernos la democracia, tan anhelada por nosotros que no la conocemos.

El día antes de que empezaran a caer las bombas norteamericanas en Bagdad, la televisión cubana mostraba a valerosos y desafiantes soldados iraquíes en las calles. El uniforme y la actitud de estas aguerridas tropas son muy similares a las nuestras.

Al otro día, cuando los soldados y los blindados norteamericanos avanzaban por las calles desiertas y semidestruidas de Bagdad, no se notaba a ninguno, ni uno solo de aquellos soldados de Saddam Hussein. ¿Dónde se habían metido? Se habían apresurado a poner pies en polvorosa, como su líder, a quien todos recordamos cómo lo hallaron.

Antes de la invasión, todo se había planificado por los norteamericanos para la reconstrucción de Irak, pero sobre el terreno nada funcionó como se suponía. Entró a jugar un elemento que los numerosos expertos no previeron y que muy probablemente suceda en Cuba en un caso similar o una transición súbita de un sistema a otro.

Una vez lograda la libertad, los liberadores, vendrán a los cubanos y les dirán: “Adelante, ahora es el momento de usar lo que han ganado. Trabajen la libre empresa, sean eficientes administradores y creen una nación nueva y próspera dentro de una democracia verdadera.” La mayoría nos encogeríamos de hombros, nos sentiríamos escépticos e intentaríamos retornar a nuestro acostumbrado trapicheo, a nuestro cómodo latrocinio de cuanto se pueda ratear, a intentar laborar lo menos posible mientras se intenta subsistir en un muy bajo perfil para no llamar la atención de las autoridades, a observar de soslayo a nuestro vecino o nuestro colega de trabajo porque nos pueda chivatear, a sonreír hipócritamente al nuevo gerente ricachón quien nosotros conocíamos cuando era un esbirro de la Seguridad del Estado, etc. Extrañaremos al viejo sistema donde nos formamos mientras miraremos a los liberadores foráneos o internos con odio.

Nos hemos hecho tanto daño antropológico (porque la culpa es solo nuestra) en estos últimos 58 años que nos va a tomar décadas funcionar como una nación normal, comenzar a percibir la potencialidad y las bondades de la libertad y la libre empresa; tomar un avión y no pensar en emigrar, no observar por encima del hombro cuando se va a hablar mal del gobierno o de otra cosa, cualquier otra cosa.

¿Es que Raúl Castro es tan sabio que está haciendo los cambios despacito para que nos vayamos acostumbrando y no nos traumaticemos?

En el trabajo al que me refiero, hay una profunda descripción de cómo realmente funcionan las personas: lentos, torpes, desagradecidos y odiosos. Somos seres humanos después de todo.

Los que “liberaron” Irak cometieron el mismo error que comete el socialismo, que no toma en cuenta las verdaderas características de la sicología humana.

Habrá que reeducar a los cubanos, enseñarlos a ser libres, a comportarse como los ciudadanos que pidió Estrada Palma en su primer discurso, el 20 de mayo de 1902.
eduardom57@nauta.cu; Eduardo Maro


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *