We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

Zunilda Mata

Cuando falta solo una semana para el comienzo del curso escolar las autoridades sanitarias temen que la llegada a las aulas de miles de estudiantes potencie la epidemia de conjuntivitis hemorrágica que azota al país. Junto al avituallamiento de los centros escolares se suman por estos días inspecciones epidemiológicas de los planteles para evaluar el nivel de riesgo.

El Ministerio de Salud Pública divulgó este sábado un reporte en el que aseguran que hay siete provincias y 46 municipios del país afectados por esta variedad de la enfermedad, con un total de 1.427 casos en toda la Isla. La cifra real, no obstante, puede ser mayor dado que muchos pacientes no acuden a los policlínicos u hospitales.

El avance del virus ha obligado a revisar las condiciones de salubridad de cada escuela que recibirá alumnos a partir del próximo 4 de septiembre. Entre los requisitos indispensables se mide la garantía de agua potable y su calidad, según comentó a la prensa oficial Gretza Sánchez, directora del Centro Provincial de Higiene y Epidemiología en la provincia de Villa Clara.

Más de un 1.750 000 alumnos están matriculados en el curso 2017-2018 en las 10.698 instituciones educativas que existen en el país, informó este jueves la ministra de Educación, Ena Elsa Velázquez Cobiella.[[QUOTE:Una auxiliar pedagógica lamenta que las autoridades impongan muchas exigencias pero que los centros no cuenten con las condiciones para cumplirlas]]Los controles exigen que cada local docente cuente con útiles de limpieza, cestos para la basura instalados en cada aula, desinfectantes para los baños y -en caso de contar con comedores en la instalación- un suministro estable de detergente, según detalló a 14ymedio una fuente del Ministerio de Educación que prefirió el anonimato.

"Por aquí ya pasaron y encontraron varios problemas, por eso le estamos pidiendo a los padres que nos ayuden con implementos de limpieza y productos como lejía, además de frazadas para limpiar el piso y escobas", cuenta Milagros, auxiliar pedagógica en una escuela primaria del municipio habanero del Cerro.

La trabajadora lamenta que las autoridades impongan muchas exigencias pero que los centros no cuenten con las condiciones para cumplirlas. Se ha logrado mantener los centros limpios "porque los padres recogen dinero entre ellos y compran lo que hace falta".

Para Milagros, el déficit de personal de limpieza es el principal problema para mantener la higiene en los centros escolares. "Nadie quiere trabajar limpiando en una escuela por menos de 20 CUC al mes, cuando en un hotel o en una casa privada se gana el doble o el triple", asegura. "El curso pasado estuvimos sin auxiliar de limpieza un semestre completo", se queja.

Las labores de higienización muchas veces son asumidas por los propios padres y la dirección de los centros docentes convoca jornadas de trabajo voluntario con frecuencia para limpiar y embellecer las aulas.

Como resultado de estas inspecciones se desveló que 136 de los 600 centros educativos de Villa Clara recibieron una mala evaluación de sus condiciones higiénicas por parte de las autoridades sanitarias. Los trabajadores de las instalaciones deben solucionar los problemas antes de que acabe el verano.

"Cada año los padres nos quejamos de los problemas con el agua y la limpieza de los baños", explica Lázara Roque, madre de un estudiante de la Escuela Primaria Camilo Cienfuegos, en Santa Clara. La mujer teme que estas dificultades se vuelvan un caldo de cultivo ideal para la propagación de la enfermedad.

La conjuntivitis hemorrágica es de origen viral y altamente transmisible. Su contagio ocurre por contaminación con fluidos oculares o gotas de saliva, así como a través de las manos y objetos que haya tocado un individuo contagiado por la enfermedad.

"Le he dicho al niño que solo tome agua hervida de la que lleva desde la casa, pero es muy difícil controlar que se meta las manos en los ojos", explica la madre. "El Ministerio de Educación debe evaluar posponer el inicio del curso en los barrios donde la situación está peor", sugiere.[[QUOTE:Como resultado de las inspecciones se desveló que 136 de los 600 centros educativos de Villa Clara recibieron una mala evaluación de sus condiciones higiénicas]]Desde mayo pasado las autoridades sanitarias alertaron sobre la presencia del virus de la conjuntivitis hemorrágica epidémica en la Isla. Los primeros pacientes confirmados se reportaron en Santiago de Cuba y La Habana, pero con la llegada del verano, el brote se expandió a Ciego de Ávila y otras provincias.

Actualmente los territorios con mayor número de casos son Guantánamo (858), Santiago de Cuba (359), La Habana (154), Ciego de Ávila (35) y Las Tunas (21), según los últimos datos del Ministerio de Salud Pública.

Los médicos advierten de que ante síntomas como la irritación ocular, la sensibilidad a la luz, el lagrimeo, el edema de los párpados o el enrojecimiento de los ojos se debe acudir de inmediato a los servicios de salud. También aconsejan evitar el uso de remedios caseros para aliviar el malestar.[[QUOTE:La región de Centroamérica y el Caribe experimenta uno de los peores brotes de conjuntivitis de su historia]]Los medios oficiales han hecho énfasis en que no se deben aplicar colirios ni medicamentos empleados en otros tipos de conjuntivitis, solo fomentos de agua fría.

Centroamérica y el Caribe con un número alarmante de infectados

La región de Centroamérica y el Caribe experimenta uno de los peores brotes de conjuntivitis de su historia. En Nicaragua se reportan más de 11.000 afectados este año, casi cinco veces más que en 2016. Mientras que en Panamá las cifras de contagiados asciende a 50.000 casos.

"La Agencia de Salud Pública del Caribe está monitoreando la situación e insta a las personas a seguir las acciones necesarias para prevenir y reducir la propagación del virus", advirtió recientemente la doctora Virginia Asin-Oostburg, directora de Vigilancia de esa organización regional.

El aumento en el número de pasajeros entre Panamá y Cuba, una ruta frecuente para las mulas que importan mercancías hacia el mercado informal, preocupa a las autoridades. En los principales aeropuertos del país se ha instruido al personal médico que incluya preguntas a los viajeros sobre posible picor o irritación en los ojos.


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *