We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

Marcelo Hernández

Después de décadas, la comunidad de personas con discapacidad ha logrado anotarse un tanto a su favor en Cuba. Las autoridades colocaron en varios puntos de La Habana teléfonos públicos al alcance de quienes se trasladan en silla de ruedas. Sin embargo, la iniciativa tardó tanto que solo llegó en un momento en que ha disminuido considerablemente el uso de este medio de comunicación ante el avance de la telefonía móvil.

La imagen no deja de llamar la atención a quienes pasan cerca de estos dispositivos ubicados a poco más de un metro del suelo. La altura también permite que los niños puedan hacer uso de ellos, aunque desafortunadamente los aparatos son más susceptibles al vandalismo de quienes no conformes con golpearlos con las manos, también pueden hacerlo con los pies.[[QUOTE:A pesar de la buena noticia que suponen estos "teléfonos bajitos", todavía falta mucho por hacer para eliminar barreras arquitectónicas que faciliten el traslado en silla de ruedas por la ciudad]]La colocación de estos teléfonos alivia la capacidad de comunicación de miles de residentes en la capital del país. Un estudio llevado a cabo en el año 2010 contabiliza en más de 360.000 personas con discapacidad las que viven en toda la Isla, lo que supone una tasa de 3,26 por cada 100 habitantes. La discapacidad físico-motora tiene además una prevalencia de 0,82 por 100 habitantes y la padecen 92.506 cubanos.

A pesar de la buena noticia que suponen estos "teléfonos bajitos", todavía falta mucho por hacer para eliminar barreras arquitectónicas que faciliten el traslado en silla de ruedas por la ciudad. Muchas instituciones, locales públicos y centros recreativos carecen de rampas de acceso para quienes se trasladan en este medio de locomoción. Sin embargo, los mayores obstáculos siguen siendo los prejuicios sociales, los rechazos y las burlas de las que son objeto muchas veces y cuya erradicación no pasa por tener recursos, sino voluntad.


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *