We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

Lawton, La Habana, Juan González, (PD) Ha llegado a Cuba la noticia sobre el incidente ocurrido a fines del año pasado en La Habana en que diplomáticos estadounidenses y uno canadiense experimentaron diversos síntomas, que incluyeron disminución y pérdida de la audición. Esto ha incrementado entre dos, ocho o nueve, el número de enviados de EE.UU. que abandonarán sus misiones debido a las afecciones causadas por un aparente ataque acústico.

El reportero de CBS Radio Steve Dorsey dio la primicia sobre el ataque acústico contra diplomáticos de EE.UU. y Canadá en La Habana. Ofreció dicha información desde ‘Radio National’, la plataforma de radio de la Corporación Australiana de Radiodifusión (ABC). Para ello, citó una fuente que le informó y que pidió anonimato.

El régimen militar totalitario castrista, a través del servicio de sus asalariados o cualquier otro diplo-bandido en obediencia a instrucciones y orientaciones de su gobierno, consigue hacer sin mayores consecuencias algo de esta índole, contra funcionarios diplomáticos de los Estados Unidos y Canadá. Esperemos entonces, que pronto los próximos afectados sean damas de blanco u opositores, periodistas independientes y otros incómodos, algunos entre estos, previamente invisibilizados por la real corte mediática internacional.

Se dice que el origen de los síntomas, resulta descrito como algo elaborado por dispositivos, acústicos de última generación, que operan a un nivel que los seres humanos necesariamente pueden no oír. Esto les causa, desde jaquecas, dolorosas migrañas de varias horas de duración e insomnio, pérdida de la audición y cualquier otro trastorno de origen neuro funcional.

Según informaciones que circulan Cuba adentro y en círculos diplomáticos y políticos, el secretario de Estado de los Estados Unidos, Rex Tillerson confirmó la semana pasada que diplomáticos estadounidenses en La Habana. fueron víctimas de “ataques a su salud” que les causaron pérdida de audición.

En una manifestación de candor extraordinaria, el jefe de la diplomacia estadounidense dijo otra verdad de Perogrullo: “Las autoridades cubanas son las responsables de descubrir quién realiza estos ataques de salud, no solo contra nuestros diplomáticos ya que, como se puede ver, existen otros casos con más diplomáticos involucrados”. Lo importante no es señalar a los culpables, (conocidos ya por todos) sino lo que se hará en lo adelante, para que esto no vuelva a ocurrir. Que no suceda contra diplomáticos, pero que tampoco ocurra contra ciudadanos pacíficos privados de sus más elementales derechos.

En las dantescas prisiones castristas existe la denuncia sobre que en determinado momento o en determinados momentos, fueron irradiados en sus celdas con Rayos X, prisioneros políticos a través de las paredes con aparatos diseñados para este servicio. Si hoy se conoce que esto ha sucedido contra diplomáticos de la nación líder del mundo libre, ¿qué podría estar sucediendo hoy en una ergástula castrista?

El régimen militar totalitario castrista cuenta con un amplio y documentado aval de horrores, acumulados desde 1959. Son tantos, que no resulta necesario abundar sobre el tema. ¿Podría esa aristocrática realeza mediática internacional, compuesta por tan excelsos y dignos exponentes, entre los que muy pocos cuentan en su aval haber enfrentado alguna dictadura, aportar algo que contribuya a proteger a las próximas víctimas sin investidura diplomática y además, sin la investidura aportada por la aristocrática realeza mediática internacional?

La pregunta que queda en el aire es: ¿Qué hará el régimen militar totalitario castrista con aquellos que evalúa cómo los más incómodos en la oposición pacífica interna, la prensa nacional independiente y la sociedad civil verdaderamente contestataria? ¿Estarán ya en posesión del equipamiento de última generación para el horror aportado por Irán, Corea del Norte, Rusia o China?

Foto: Steve Dorsey. CBS News?
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González

?


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *