We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

Alfonso Dastis y Raúl Castro (granma.cu)

LA HABANA.- El ministro de Asuntos Exteriores de España, Alfonso Dastis, cerró hoy su primera visita oficial a Cuba con el logro de haber concretado para principios de 2018 una esperada visita al máximo nivel a la isla, previsiblemente en enero y de los reyes Felipe VI y Letizia.

Dastis mantuvo hoy una intensa agenda que culminó con un encuentro de más de dos horas con Raúl Castro, quien aprovechó el viaje del canciller Bruno Rodríguez a Madrid el pasado abril para enviar una invitación formal a los reyes de España y al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, para visitar la isla.

El encuentro con el mandatario cubano se desarrolló en un “ambiente de gran cordialidad”, señaló Dastis a la prensa desde el aeropuerto de La Habana, antes de partir para Tallin (Estonia) a la cumbre informal de ministros de Exteriores de la Unión Europea.

Sobre esa visita de alto nivel, el ministro Dastis no fue muy explícito en sus declaraciones a la prensa, pero sí dijo que la invitación fue de “jefe de Estado a jefe de Estado”, por lo que “no tendría nada extraño” que fueran Felipe VI y su esposa quienes visitaran primero Cuba, en vez de Rajoy.

La opción de los reyes también parece la predilecta de las autoridades cubanas, ya que en las palabras previas a la reunión entre los dos ministros de Exteriores, el canciller cubano se refirió expresamente a una visita de los reyes.

La visita de Felipe VI a Cuba sería la primera de un monarca español a la antigua colonia, ya que su padre, el rey emérito Juan Carlos I, solo estuvo en La Habana en 1999 para acudir a una Cumbre Iberoamericana, a la que también asistió el entonces presidente José María Aznar.

La única visita oficial de un presidente del Gobierno español a Cuba fue la de Felipe González en 1986.

Mientras gobernó Cuba, el fallecido Fidel Castro, declarado “juancarlista”, siempre quiso recibir una visita de Estado de Juan Carlos I, pero nunca se concretó porque la relación entre España y Cuba se tensó durante el gobierno de Aznar (1996-2004), quien impulsó en la Unión Europea (UE) la “posición común”, una restrictiva política respecto a Cuba.

Aunque no precisó fechas para esa visita de máximo nivel, Dastis subrayó que se trabaja con “un horizonte temporal claro”, antes de febrero de 2018, cuando Raúl Castro abandone el poder, ya que fue él quien cursó la invitación a los jefes de Estado y de Gobierno de España.

“Puede ser perfectamente a principios de año”, puntualizó.

La visita real llegaría en un momento de “dinamización” de los nexos bilaterales, con una mayor colaboración política -impulsada con la firma el año pasado del primer acuerdo de diálogo político y cooperación Cuba-UE- y de mayores vínculos económicos y empresariales.

Para conocer sus inquietudes, el ministro abrió su jornada con un encuentro con representantes de la Asociación de Empresarios Españoles de Cuba (AEEC), la única de ese tipo legal en la isla y que cuenta con más de 230 firmas registradas.

España es el país con más empresas mixtas en Cuba, es su tercer socio comercial con un intercambio de 1.300 millones de dólares en 2016 -solo detrás de China y Venezuela-, y uno de sus principales inversores sobre todo en el turismo, aunque quiere ampliar su papel en sectores como construcción, energía y servicios financieros.

Sin embargo, los proveedores españoles arrastran desde hace dos años impagos del Estado cubano, con serios problemas financieros y de liquidez que le llevaron el año pasado a su primera recesión en 23 años.

Se estima que los impagos a estos proveedores sobrepasan los 200 millones de dólares, pero las autoridades cubanas y españolas trabajan para aliviar esa situación y se espera que pronto firmen un acuerdo para otorgar créditos puente (la mitad la aportaría Cuba y la otra mitad estaría financiada por el Banco Sabadell de España).

El presidente de la AEEC, Xulio Fontecha, indicó que ese acuerdo supondrá “una inyección de liquidez que puede significar la salvación de más de un proveedor y la continuidad de muchos otros”.

“Ojalá que una mayor presencia institucional española contribuya a que se otorgue cierta prioridad a las empresas de nuestro país en la normalización de los pagos, así como la aprobación de nuevas inversiones”, subrayó.

Tras sus reuniones con el canciller y con los ministros de Economía, Ricardo Cabrisas; y de Comercio Exterior e Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca, Dastis aseguró que las autoridades cubanas son conscientes de ese problema y se han comprometido a facilitar una solución a estas empresas.

(EFE)


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *