We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

Las víctimas, Dunieski Eliades Lastre y Edelvis Martínez Aguilar (El Espectador)

MIAMI, Estados Unidos.- Colombia ha autorizado la extradición a Estados Unidos de dos coyotes colombianos acusados de violar, robar y asesinar a dos migrantes cubanos en el Golfo de Urabá, Colombia, en septiembre del 2016.

Informa El Nuevo Herald que la decisión final sobre el traslado a Estados Unidos de Jhoan Stiven Carreazo Asprilla, (alias ‘Playboy’) y Carlos Emilio Ibargüen Palacio (alias ‘Carlos’) final se tomó unas semanas atrás, luego de que uno de los acusados interpusiera un recurso de reposición para revocar su orden de extradición, avalada el 19 de julio pasado.

Una resolución ejecutiva del 20 de octubre firmada por el presidente Juan Manuel Santos negó el recurso.

Los acusados responderán ahora ante la Corte Federal del Distrito Sur de Florida por cuatro cargos relacionados con tráfico humano.

En septiembre de 2016, los cubanos Dunieski Eliades Lastre y Edelvis Martínez Aguilar llegaron al Golfo de Urabá luego de llegar a Guyana, cruzar a Venezuela y luego a Colombia, en su intento de cruzar la frontera con Panamá para seguir camino rumbo a Estados Unidos.

El novio de Edelvis Martínez y único sobreviviente de la tragedia, Liover Santos Corría, relató que cada uno de ellos le pagó a los coyotes alrededor de $1,400 para que los llevaran hasta la frontera panameña por vía marítima.

A mitad de travesía, los coyotes atacaron a los migrantes, amarraron a los dos hombres y los tiraron por la borda, pero manteniéndolos a flote y sujetándolos con una cuerda, según el testimonio de Santos Corría.

Acto seguido, los coyotes habrían violado y degollado a la joven Edelvis. Su novio pudo escapar y esconderse entre los manglares de la zona, siendo hallado al día siguiente por las autoridades, quienes gracias a su testimonio hallaron a las víctimas.

Los cadáveres de Edelvis Martínez y Dunieski Eliades Lastre aparecieron con cortes en el cuello y el vientre. La autopsia realizada en Colombia reveló además “claras señales” de tortura antes del asesinato.

Luego se descubrió que los dos acusados formaban parte de una red de internacional de tráfico de personas presente en la zona fronteriza con Panamá. También han sido vinculados con un grupo narcoparamilitar que opera en el noroeste del país, llamado el Clan del Golfo.

El tratado entre ambos países establece que un ciudadano colombiano extraditado a Estados Unidos solo puede recibir la pena máxima que rige en Colombia, 60 años de prisión.

La corte del Distrito Sur de Florida había declarado a los acusados como fugitivos el pasado 23 de febrero. Junto a ellos figuran los nombres de otros dos coyotes: Jorge Fernando Rivera Weir, alias ‘Fernando’ y Fredis Valencia Palacios.


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *