We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

El Cerro, la Habana, Rogelio Travieso, (PD) En Nicaragua, el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) pretendió ser una copia de la revolución cubana, pero los desacuerdos y luchas intestina entre algunos de los que habían luchado contra el somozismo, los métodos y políticas empleadas por el régimen sandinista, el terror implantado, los asesinatos y abusos al estilo estalinista contra los indios misquitos, contribuyeron a que abortara su proyecto socialista.

La injerencia castrista en Nicaragua desde la lucha contra el somozismo, hasta el final de la guerra con los llamados contras fue del conocimiento hasta de los cubanos dentro de Cuba, que están entre los menos informados en el mundo.

En Nicaragua, como en todos los países donde se implementó el engendro socialista, los crímenes nunca faltaron.

El FSLN fue partícipe principal de la corrupción, apropiándose de las riquezas de Nicaragua. Una buena parte de esa riqueza fue compartida por la camarilla tras la piñata.

Antes de la revolución sandinista, la familia Somoza, que permaneció décadas en el poder, era casi dueña totalmente de Nicaragua.

Desde hace años, gracias a la corrupción y a arreglos politiqueros, Daniel Ortega y Rosario Murillo, los nuevos dueños de Nicaragua, parece que ejercerán el poder de modo vitalicio.

En otro país latinoamericano, Perú, las intenciones de imponer por la fuerza un régimen comunista no fructificaron.

Un profesor de filosofía, con ideas comunistas, muy inclinado al Maoísmo, Abimael Guzmán, fundó la organización terrorista Sendero Luminoso. Sus secuestros, sabotajes y asesinatos estremecieron el país. En 1982, la guerra ya había causado 200 muertes. En 1984, los actos terroristas ascendían a miles y había más de 400 soldados y policías muertos.

Sendero Luminoso creó un campo de concentración forzosa en la Amazonía. Se conoció de su existencia en 1987, cuando varios niños, mujeres y hombres lograron escapar de aquel gulag peruano.

Para dicha del pueblo peruano, en septiembre de 1992, Abimael Guzmán fue capturado. No logró hacer cumplir sus predicciones, pero estuvo a punto de ahogar en sangre a Perú.

Como filosofía política, el comunismo es muy antiguo. Platón y Tomas Moro fueron los precursores de la ciudad ideal comunista.

El comunismo al que me refiero en este trabajo no es al concebido utópicamente, sino al real.

La caída de los regímenes del socialismo real entre 1989 y 1991 posibilitó a la humanidad conocer sus horrores y desmanes.

¿Cuántos hombres y mujeres un día creímos en esa estafa de ilusionismo utópico?

En el siglo transcurrido desde la Revolución de Octubre el socialismo real no trajo libertad ni progreso a pueblo alguno.

Lenin afirmaba que su revolución era proletaria, pero el poder no pertenecía al proletariado. En ningún país donde los comunistas triunfaron, el poder perteneció a los proletarios.

En todas las revoluciones socialistas o comunistas siempre reinó el terror. Entre nazismo y comunismo no hay mucha diferencia. Los nazis decían: Son judíos, hay que eliminarlos. Lenin y Stalin decían: Son kulaks, no son seres humanos, hay que eliminarlos.

Recientemente fue electo un nuevo presidente en Angola. Aun no tengo muy claro si los mandamases de Angola son socialistas, comunistas o simplemente delincuentes. El presidente saliente, Eduardo Dos Santos y su familia robaron a manos llenas.

¡Qué lamentable que tanta sangre cubana fuera derramada en Angola!

Cubanos engañados, desinformados, confundidos, consciente o inconscientemente, arriesgaron sus vidas y miles murieron para consolidar un régimen socialista en Angola.

Me imagino que las elecciones celebradas en Angola, por el control oficialista, deberán haber sido algo similar a la Constituyente de Venezuela: o a las elecciones del Poder Popular en Cuba.

Se conoce públicamente que en Cuba, a los opositores, en violación de la Ley Electoral, les es bloqueada su participación en las elecciones. Lo dijo el Primer Vicepresidente Miguel Díaz-Canel, en una reunión en febrero pasado con cuadros del Partido Comunista.

Dicho sea de paso, Díaz Canel estuvo al frente de la delegación cubana que asistió a la toma de posesión del nuevo presidente angolano.

Cientos de cubanos fueron muertos; heridos y mutilados en Etiopía, en defensa de otro delincuente, Mengistu Haile Marian, de Etiopia.

¿Los gobernantes de Rusia y China serán complacientes con las amenazas del comunista y doblemente cabezón tirano de Corea del Norte, Kim Jon Ung.
rtraviesopnhp2@gmail.com; rogeliotravieso@nauta.cu; Rogelio Travieso, Móvil 538 59142
*Partido Liberales de Cuba.

?


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *