We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

Embajada de EEUU en La Habana 

LA HABANA, Cuba.- Rex Tillerson emitió las “Declaraciones del Secretario (de Estado): Medidas tomadas en respuesta a los ataques al personal del gobierno de Estados Unidos en Cuba”, el 29 de septiembre, que restringen la diplomacia pueblo a pueblo, dañan el prestigio norteamericano elevado a cotas sin precedentes entre la población desde 2009 y tensan la atmósfera de diálogo y negociación en temas de interés de ambos países. La única buena noticia es que las relaciones diplomáticas se mantienen.

Las medidas adoptadas se basan en argumentos contradictorios. El secretario Tillerson afirmó que los investigadores no han podido determinar quién o qué es responsable de los ataques, que han causado una gama de síntomas físicos a los 21 diplomáticos y sus familiares. Las investigaciones y la cooperación con el gobierno cubano para desentrañar el denominado “incidente” durante meses, mutado en “ataque” ese día, continuarán. Por tanto, podría pensarse que convendría esperar a obtener resultados.

Sin embargo,  se decidió que hasta tanto el gobierno cubano pueda garantizar la seguridad de los diplomáticos, el personal de la embajada se reducirá en 60%, dejando solo la atención a emergencia; y se emitió una alerta que aconseja a los ciudadanos norteamericanos evitar viajar a Cuba, aunque se constata que no se poseen reportes de ciudadanos norteamericanos privados afectados. En realidad son acciones complementarias a las decisiones del presidente Trump en junio de 2017.

Las medidas fueron tomadas en el momento menos oportuno, cuando millones de personas enfrentan los desastres ocasionados en la mayor parte del país por el Huracán Irma, aun sin recuperarse de los estragos causados por Mathew. Miles de norteamericanos solidarios y  donaciones serían las medidas oportunas, más aun cuando se prepara el remplazo de Raúl Castro como gobernante y otros dirigentes; y, por tanto,  el aislamiento y la confrontación podrían beneficiar a quienes son renuentes a cualquier reformas económica y podrían reforzar la represión.

Importante es la brecha que se abre para el fortalecimiento de la presencia de Rusia y China frente a las costas norteamericanas, lo que tiende a incrementarse en la medida en que Cuba afronta la pérdida de la asistencia económica de Venezuela. El comercio y las actividades de  las empresas de Estados Unidos, al unísono con los países miembros de la Unión Europea, Canadá, Japón y otros, neutralizarían la subordinación, al tiempo que se beneficiarían en sus negocios.

En una rueda de prensa informal efectuada poco antes del anuncio de Tillerson, se expuso que no se emitirán visados para los ciudadanos cubanos y que se verá la posibilidad de que los soliciten en terceros países. Esto perjudica a miles de personas que aspiran a viajar temporal o definitivamente. El traslado al exterior para obtener el visado, que en el caso de visitas puede ser denegado, es una oferta muy desatinada.

Entre los perjudicados dentro de Cuba están los lazos de amistad y colaboración desarrollados por cubanos y norteamericano de todos los sectores; los cuentapropistas y miles de personas que brindan o aspiraban a brindar servicios a los visitantes; y, sobre todo, la  valoración positiva lograda por Estados Unidos, que ha contrarrestado cincuenta años de confrontación y propaganda. No menos importante es la incertidumbre ocasionada a las compañías norteamericanas que han aumentado sus negocios y a las personas empleadas en diversos sectores como el transporte aéreo y los cruceros, asi como en el comercio, la agricultura u otros que ven alejarse el incremento de sus ventas y establecerse en el pequeño archipiélago.

Estas medidas son ampliamente criticadas en Estados Unidos. Incluso Barbara Stephenson,  presidenta del Sindicato de Trabajadores del Servicio Exterior de Estados Unidos (AFSA, por sus siglas en inglés), ha expresado: “Tenemos una misión que cumplir. Opinamos que los diplomáticos estadounidenses necesitan permanecer en el terreno de juego”.


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *