We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

Ambulancia entrando a un hospital en Cuba (Archivo)

GUANTÁNAMO, Cuba.- El opositor pacífico Bartolo Campillo Romero, miembro de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) y residente en Guantánamo, fue trasladado en horas de la tarde de este miércoles 29 de noviembre desde la Prisión Provincial hacia el Hospital Provincial Dr. Agostinho Neto, donde fue ingresado en la sala de terapia intensiva y se encuentra bajo una fuerte custodia policial.

La información fue ofrecida a CubaNet por Yoannis Beltrán Gamboa, coordinador provincial de la UNPACU, en horas de la mañana de hoy.

Entre las 8:00 a.m. y las 8:51 a.m. de este jueves CubaNet llamó en cuatro ocasiones al teléfono de la sala (21 38 1470) para conocer el estado de salud del opositor, pero nadie respondió a las llamadas.

Según la fuente, el motivo del traslado del opositor hacia el hospital provincial de Guantánamo obedece a su crítico estado de salud, situación provocada por la huelga de hambre que inició el pasado 16 de noviembre.

Ese día Bartolo fue detenido en el municipio Manuel Tames y trasladado hacia la unidad provincial de delitos contra la Seguridad del Estado, acusado de la presunta comisión de un delito de Desacato. En protesta decidió no ingerir alimentos, actitud que mantiene hasta hoy.

En medio de la huelga de hambre el opositor fue trasladado el pasado viernes 24 de noviembre al Tribunal Municipal Popular de Guantánamo, donde fue sancionado a un año de privación de libertad por la presunta comisión del delito mencionado, como oportunamente fue informado por CubaNet.

La situación de salud del opositor puede empeorar debido a que hace doce años recibió un disparo de arma de fuego que le hizo un policía de apellido Barzaga, quien trabaja en la unidad municipal de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) de Manuel Tames y fue uno de los gendarmes que lo detuvo el pasado 16 de noviembre. Como consecuencia de ese disparo Bartolo tuvo que ser intervenido quirúrgicamente debido a que la bala interesó una parte de su hígado.

A esto se suma que le falta un riñón, lo cual sí puede tener consecuencias fatales debido a su actual estado de salud. El policía jamás fue acusado por las lesiones que causó con su agresión.


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *