We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

14ymedio

El año 2017 no ha dejado un grato recuerdo entre los cubanos. Los últimos doce meses estuvieron marcados por las dificultades económicas, el retroceso en el deshielo diplomático con Estados Unidos, los destrozos dejados por el huracán Irma y un contexto regional cada vez más adverso para el Gobierno de la Isla.

A pesar del crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) en un 1,6%, la vida de los cubanos se mantuvo durante este año bajo los efectos negativos provocados por el desabastecimiento, los bajos salarios y una dualidad monetaria que en pocos meses cumplirá un cuarto de siglo desde su instauración.

Las reformas económicas impulsadas por Raúl Castro también sufrieron retrocesos. La imposición de precios topados en los mercados agrícolas, las nuevas regulaciones sobre los transportistas privados y el congelamiento en la entrega de nuevas licencias de trabajo por cuenta propia en varias ocupaciones marcaron parte de ese frenazo.[[QUOTE:Las reformas económicas impulsadas por Raúl Castro han sufrido retrocesos]]En la sociedad civil, las iniciativas más relevantes giraron en torno a las elecciones municipales celebradas el pasado 26 de noviembre, que pretendían nominar a candidatos independientes como posibles delegados del Poder Popular. Sin embargo, una intensa represión, aparejada de una permanente campaña de difamación contra los activistas, llevó a que ninguno de ellos fuese postulado.

Con la llegada de Donald Trump al poder y el nuevo rumbo que tomaron las relaciones con la Isla se inició un proceso de "enfriamiento" del deshielo diplomático impulsado por Barack Obama. Al clímax de ese distanciamiento se arribó tras estallar el escándalo de los supuestos ataques acústicos contra funcionarios estadounidenses que trabajaban en la Isla.

La salida de la mayor parte del personal de la Embajada de EE UU en La Habana y la cancelación de las labores consulares, como la expedición de visas, aceleraron los pasos atrás en la relación entre ambos países. Ahora, los cubanos que quieran visitar la nación norteña deben solicitar un visado estadounidense desde un tercer país, lo que complica y encarece el proceso. La eliminación, en enero pasado, de la política de pies secos/ pies mojados que otorgaba privilegios migratorios a los ciudadanos de la Isla también ha sido un duro golpe para quienes proyectaban emigrar.

El paso del huracán Irma por la zona norte del país y los cuantiosos daños que dejaron sus vientos formaron parte de las malas noticias que dejó este 2017. Según cifras oficiales, el meteoro dejó 10 muertos y 13.185 millones de dólares en daños en la industria, las viviendas, la agricultura y otras infraestructuras.[[QUOTE:El paso del huracán Irma y los cuantiosos daños que dejaron sus vientos formaron parte de las malas noticias que dejó este 2017]]La inversión extranjera tampoco creció como esperaba el oficialismo. El ministro de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca Díaz, aseguró en octubre pasado que "Cuba ha logrado atraer un capital foráneo superior a los 2.000 millones de dólares en 2017", pero reconoció los "atrasos en la elaboración de los estudios, las demoras en el cumplimiento de los trámites y la falta de preparación de las entidades" nacionales.

En el sector artístico, los creadores vivieron un reforzamiento de la censura que llevó a quitar obras de cartelera por su contenido crítico, sancionar a funcionarios culturales por permitir alusiones a la prensa independiente en los catálogos oficiales y arrestar a artistas independientes para impedirles presentar sus obras.

El grado de propaganda política en los medios nacionales también aumentó, especialmente en los días cercanos al primer aniversario de la muerte del expresidente Fidel Castro. Ajeno a esa expansión de la ideología en la prensa gestionada por el Partido Comunista, el consumo cultural alternativo creció. Fenómenos como el Paquete y las redes inalámbricas ilegales se consolidaron durante este año.

La figura de Raúl Castro siguió desgastándose ante la opinión pública nacional por el incumplimiento de importantes promesas como la unificación monetaria, la promulgación de una nueva Ley Electoral y el aumento de la producción de alimentos. Su ausencia en las zonas afectadas por el huracán Irma contribuyó también a esa pérdida de popularidad, en un país donde no se realizan encuestas para medir el apoyo a un Gobierno.[[QUOTE:La crisis venezolana protagonizó los últimos doce meses en Cuba por los recortes en las ayudas petroleras que recibe la Isla del Gobierno de Nicolás Maduro]]La crisis venezolana protagonizó los últimos doce meses en Cuba por los recortes en las ayudas petroleras que recibe la Isla del Gobierno de Nicolás Maduro y que impactaron significativamente en la realidad nacional. El mayor acercamiento de Rusia, en el terreno de los negocios y las inversiones energéticas, lograron aliviar el vacío dejado por los recortes en las importaciones desde el país sudamericano.

En América Latina, la salida del poder de un aliado como Rafael Correa en Ecuador, y la posterior distancia que ha marcado de su antecesor Lenín Moreno, junto a la derrota electoral de la izquierda en Chile, han seguido profundizando el giro a la derecha de los ejecutivos de la región. La pérdida de aliados estratégicos, como una vez tuvo la Plaza de la Revolución en Brasil y Argentina, se ha hecho sentir en el escenario internacional.

Ni siquiera las primeras pruebas de Nauta Hogar para la navegación web desde las viviendas, el pronóstico de concluir el año con 4,7 millones de visitantes extranjeros, la reducción de la mortalidad infantil hasta alcanzar el récord nacional y el anuncio de nuevas flexibilizaciones migratorias a partir de enero del próximo año, han logrado disipar las sombras que deja 2017.

En ese complejo panorama, 2018 empieza para Cuba con varias urgencias por resolver en el plano económico y muchas incertidumbres alrededor del traspaso de poder que se efectuará el próximo abril. Pocos se atreven a pronosticar el derrotero que seguirá el país en los meses venideros, pero casi todos -oficialistas y críticos- coinciden en que el año que termina fue "amargo" para los cubanos.

____________________________________________________________________________

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de 14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *