We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

El Cerro, La Habana, Rogelio Travieso, (PD) El 7 de diciembre se cumplió un aniversario más de la llamada Operación Tributo, que es como llamó el régimen, veintiocho años atrás, al traslado a Cuba de los restos de los muertos en las guerras africanas.

En distintos municipios del país, millares de personas fueron convocados para rendir tributo ante los féretros expuestos.

Quien escribe estas líneas, aunque no pasó por el dolor de tener que lamentar la muerte de algún allegado, compartió la preocupación de miles de familias en Cuba por la suerte de quienes marcharon a esas guerras ajenas.

Mis hoy fallecidos padres, sufrieron la angustia por un hijo y un nieto que participaron en la guerra de Angola. También sentí esa angustia por mi hermano menor y por el tercero de mis hijos.

El pasado jueves 7 de diciembre, en el periódico Granma, órgano oficial del Partido Comunista de Cuba (PCC), en una nota periodística de Alejandra García Elizalde, se señalaba: “Cuba no olvidó a sus héroes caídos en Angola, Etiopia y otros países africanos durante la gesta por la libertad definitiva de ese continente. Los restos mortales de 2289 cubanos, regresaron a la isla el 4 de diciembre de 1989, y con el retorno de nuestros mártires, se selló para siempre la victoria sobre los crímenes del inmoral sistema de segregación, el apartheid, en Sudáfrica y Namibia”.

Solo la máxima dirección del Estado cubano y del Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (MINFAR) son quienes conocen la cifra real de los fallecidos. Considero que la cifra de 2289 muertos es bastante conservadora.

La disyuntiva fue dar el paso al frente y partir a exponer la vida en misiones de guerra ajenas a la patria. Quienes se negaron a dar el paso al frente y partir a esa guerra ajena, por vivir bajo un régimen totalitario, corrían el riesgo de convertirse en marginados de la sociedad. Por ello, más de 300,000 cubanos, convencidos o sin estarlo, dieron el paso al frente y participaron en estas guerras. De ellos, miles perdieron sus vidas y dejaron a padres sin hijos, hijos sin padres, mujeres sin esposos.

En su trabajo periodístico, Alejandra García Elizalde citó al académico y escritor ítalo-norteamericano Piero Gleijese: “La contribución de Cuba fue eminentemente humanitaria. Los cubanos hicieron posible la independencia de Angola en noviembre de 1975 e impidieron la instauración de un régimen al servicio del apartheid”.

Olvidó Gleijese señalar que entronizaron el nepotismo y la corrupción asociada a este bajo la égida de Eduardo Dos Santos

¿Por qué la izquierda cavernícola y los escritores simpatizantes de esa izquierda no denuncian y escriben sobre el apartheid político existente en Cuba? Quedó demostrado en las últimas asambleas de nominación de candidatos para las mal llamadas elecciones. ¿Lo habrán notado?

Después de nuestras luchas de independencia contra el dominio español, jamás contienda de tipo alguno trajo a la familia cubana tanto dolor como la guerra de Angola. Y las causas de esa guerra fueron todas ajenas al interés nacional.

Como pago a tanto sacrificio y dolor, el régimen que involucró en esa guerra a una significativa parte de los hijos del pueblo cubano, hoy les hace víctimas de un apartheid político.

Es imprescindible que la comunidad internacional cese de confundir a Cuba con el régimen totalitario que esta sufre. Ni la revolución, ni el socialismo ni las máximas instancias del PCC, el estado y el gobierno, son la patria, y mucho menos Cuba.

La comunidad internacional, cuando se trata sobre los derechos humanos no respetados por el régimen militar impuesto en Cuba, no da la importancia necesaria a las continuas violaciones que se cometen.

El pasado 10 de diciembre se cumplió el aniversario 69 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Fue aprobada por la Asamblea General de la Organización Naciones Unidas (ONU) en 1948. La República de Cuba fue uno de los países firmantes. Y nunca ha renunciado a ella. Pero de los 30 artículos de la Declaración Universal, muy pocos son los observados y cumplimentados por el régimen dictatorial castrista. Sin embargo, la comunidad internacional admite que el régimen castrista esté representado en el Consejo de Derechos Humanos.

Como justificación a una guerra que costó las vidas de miles de cubanos, el régimen castrista afirma que contribuyó a la eliminación del apartheid. Pero en Cuba continúa el apartheid político.
rtraviesopnhp2@gmail.com; rogeliotraviesonauta.cu ; Móvil 538 59142; Rogelio Travieso
*Partido Liberales de Cuba


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *