We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

Vista de Nueva Gerona (isladelajuventud-cuba.com)

LA HABANA, Cuba.- Las autoridades de Nueva Gerona, en la Isla de la Juventud, dejaron en libertad bajo fianza este martes a Marilyn Prado Ramos, arrestada desde el pasado día 13 por introducirse de manera ilegal en una casa deshabitada. La mujer de 33 años y madre de cuatro menores será llevada ante los tribunales el próximo viernes.

“Según la instructora que atendió mi caso, la policía me acusó por usurpación de bienes del Estado (…), ni tan siquiera se preocuparon por mi situación la de mis hijos. Yo no tengo donde vivir, mi padrastro no me quiere en su casa que es donde vivo, así que no sé qué voy a hacer. Me iré para abajo de un puente con los niños’’, explicó a CubaNet, vía telefónica, la propia Marilyn.

La misma destaca que le impusieron una fianza por una cuantía de mil pesos para poder salir en libertad hasta el día del juicio oral, que será llevado a cabo el próximo día 22 de diciembre a las 8:00 a.m.

“Ese dinero mi familia se lo tuvo que pedir prestado a una vecina, gracias a ella estoy en la calle, porque yo apenas tengo para darle de comer a mis hijos, nosotros subsistimos gracias al dinero que me envía el padre de los niños desde la Habana, y eso no llega a 300 pesos por mes”, detalló.

Sobre el desalojo, relató que la policía utilizó una violencia extrema.

‘’Rompieron la puerta de una patada y entraron; yo estaba durmiendo con los niños y con el estruendo nos despertamos, los niños empezaron a dar gritos, pero no les importó, se nos tiraron encima, me dieron golpes, me halaron los pelos, me rompieron las ropa que traía puesta, me pusieron las esposas muy fuertes, e incluso, uno de ellos sacó hasta la pistola”, apuntó.

Marilyn además refiere que la acción fue llevada a cabo por la policía sin la presencia “de los factores del Partido” de la zona, o los representantes del Comité de Defensa de la Revolución. “Allí no hubo testigos de la brutalidad utilizada por la policía”.

Una vez en la estación policial advierte que siguió siendo maltratada verbalmente por varias horas y refiere que la tiraron en un calabozo y no la fueron a ver más hasta dos días después de haber sido arrestada.

“La instructora hasta se negó a poner en mi declaración que me dieron golpes, bajo el argumento, según ella, que eso era mentira mía; de todas maneras aunque sea en vano yo los pienso acusar ante la Fiscalía Militar”.

vladimirturro@gmail.com


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *