We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

El Cerro, La Habana, Rogelio Travieso, (PD) La mayoría de los seres humanos de este mundo, exceptuando al cubano de a pie, exclaman: ¡Feliz navidad y próspero año nuevo!

Todavía recuerdo las primeras celebraciones luego del triunfo de la revolución. Sirvieron para hacer creer que esa revolución estaba cargada de bondades y buenas intenciones en favor de los cubanos.

Muy pocos pudieron imaginar que aquella revolución se convertiría en una dictadura militar totalitaria y portadora de una miseria generalizada para la mayoría de los cubanos.

En los primeros discursos después del primero de enero de 1959, Fidel Castro se refirió a la necesidad, de que en lo adelante se debería importar autos pequeños para el uso particular. En todos estos años, los autos importados han sido para el uso estatal, la cúpula gobernantes, sus familiares y algunos otros casos excepcionales. Los cubanos de a pie, continuaron con autos de los años 40 y 50, gracias a la inventiva y cuidado de sus propietarios.

El 16 de marzo de 1959, en la Universidad Central de Santa Clara, Fidel Castro aseguró: “Algún día el pueblo de Cuba tendrá al fin lo que se merece, tendrá el fruto de todas sus luchas, de todos sus caídos, desde 1868, hasta el último tiro de 1958. Ese será el día en que dejaremos de sentirnos tristes”.

El 24 de diciembre de 1959, Fidel Castro y una comitiva que lo acompañaba, celebraron la Nochebuena con una cena en unión de carboneros en la Ciénaga de Zapata.

Un año después, en la Plaza Cívica “José Martí”, en La Habana, también se celebró la Navidad con una cena gigante.

Después de marzo de 1962, tras la implantación de la libreta de racionamiento, las festividades navideñas fueron perdiendo motivación y entusiasmo, pues cada año que transcurría, las dificultades generalizadas de la familia cubana se iban haciendo más críticas.

Instrumentaron y aplicaron prácticas materialistas y anti-religiosas que mataron en los niños la ilusión de los Reyes Magos e hicieron que desapareciera aquella hermosa tradición.

En las familias cubanas, ricas o pobres la celebración de la Navidad, siempre fue motivo de felicidad. Fue así hasta 1969, cuando todos los recursos fueron puestos en función de la Zafra de los 10 Millones de TM de azúcar y la celebración de las navidades fue eliminada.

Los argumentos utilizados para eliminarlas fueron poco convincentes, pero como vivíamos en un país estatizado, no había espacio para reclamos o protesta y se acabaron las navidades.

En 1998, tras la visita del papa Juan Pablo II a Cuba, por resolución fue declarado feriado el 25 de diciembre. Pero las navidades nunca han vuelto a ser lo que eran antes de 1959.

Si alguien que lea este trabajo discrepa, le pido que demuestre que no es cierto. En estos más de 58 años, este régimen mató la ilusión de tener un automóvil, aunque sea pequeño, como Fidel Castro expresó en la Universidad Central de Santa Clara en marzo de 1959, y no hemos dejado de sentirnos tristes. La vida de los de a pie, cada año que transcurre es más triste, y sobre todo cuando llega la Navidad.
rtraviesopnhp2@gmail.com; rogeliotraviesonauta.cu; Rogelio Travieso,
Móvil 538 59142
*Partido Liberales de Cuba.


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *